Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El secretario de Seguridad Interna estadounidense, John Kelly, en Washingto el 6 de junio de 2017. Kelly apuntó nuevas medidas de seguridad para las aerolíneas, aunque no se veta por el momento la presencia de computadoras portátiles en cabina

(afp_tickers)

Estados Unidos anunció este miércoles la adopción de medidas de seguridad más rígidas para todas las aerolíneas vuelan al país, aunque por ahora no implementará un veto a las computadoras portátiles en la cabina.

El secretario de Seguridad Interna, John Kelly, apuntó que las nuevas medidas eran un imperativo: "debemos implementar medidas generales para garantizar la seguridad de los pasajeros y hacer que para los terroristas sea más difícil tener éxito".

"Que nadie se confunda: nuestros enemigos trabajan constantemente para hallar nuevos métodos de ocultar explosivos, reclutar informantes y secuestrar aeronaves", dijo Kelly.

Las amenazas a las empresas aéreas no han disminuido, según Kelly.

"De hecho, estoy preocupado porque estamos viendo un renovado interés de parte de grupos terroristas en el sector de aviación, pasando a atacar aeropuertos, como hemos visto en Bruselas y Estambul", expresó el funcionario.

Kelly añadió que Washington hará presión sobre aeropuertos en otros países para que adopten operaciones de verificación inicial realizada por personal estadounidense para pasajeros que pretendan viajar a territorio de Estados Unidos.

Operaciones de ese tipo ya se realizan en 15 aeropuertos de seis países, incluyendo Canadá, Irlanda y Estados Unidos.

La iniciativa, sin embargo, está revestida de polémica ya que presenta cuestionamientos a la soberanía de esos países al permitir la operación de agentes estadounidenses.

No obstante, por el momento Washington postergó la adopción de un veto general a las computadoras portátiles en el equipaje de bordo para vuelos desde Europa, una opción que ha estado en discusiones desde hace varios meses.

Esa restricción fue adoptada en marzo para vuelos desde ocho países del norte de África y del Medio Oriente, después de informaciones de inteligencia sobre una tentativa de grupos radicales de introducir explosivos en esos aparatos.

El Reino Unido ya puso un práctica un veto similar con relación a vuelos hacia territorio británico procedentes de un grupo de seis países.

Funcionarios del Departamento de Seguridad Interna informaron que las autoridades deberán comunicar las nuevas directivas a unas 180 empresas aéreas en 105 países y que poseen vuelos hacia Estados Unidos.

En total, esas empresas operan nada menos que 2.000 vuelos por día hacia territorio estadounidense, que transportan unos 325.000 pasajeros.

En general, esas empresas deberán adoptar nuevas tecnologías de control y verificación y aumentar el uso de perros especializados en el análisis del equipaje.

Sin embargo, las demandas específicas dependerán de cada aerolínea, los aeropuertos desde donde vuelen hacia territorio estadounidense y los niveles actuales de seguridad. De acuerdo con funcionarios, algunas empresas deberán hacer apenas ajustes mínimos.

De acuerdo con el departamento de Seguridad, se espera que prácticamente todas las empresas cumplan con los nuevos requisitos.

Las que no lo hagan, apuntaron, serán forzadas a negar el uso de cualquier dispositivo electrónico a sus pasajeros, ni siquiera como equipaje de carga, o hasta podrían ser impedidas de volar hacia Estados Unidos.

AFP