Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro de Exteriores austriaco, Sebastian Kurz (izq), recibe a su homólogo de EEUU, Rex Tillerson, este jueves 7 de diciembre en Viena, con motivo de la reunión de la OSCE

(afp_tickers)

La situación de conflicto en el este de Ucrania supone "un obstáculo persistente para cualquier normalización" de las relaciones entre Estados Unidos y Rusia, advirtió este jueves el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson.

Las declaraciones se produjeron en la reunión de ministros de Relaciones Exteriores de los 57 miembros de la OSCE en Viena, a la que también asiste el ruso Serguei Lavrov, y cuyo principal punto es el despliegue de fuerzas de paz en Ucrania.

La reunión anual de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) se celebra en momentos en que las relaciones entre Washington y Moscú atraviesan un difícil momento.

"Alcanzamos un punto bajo en lo que concierne a la confianza entre los principales actores", había declarado antes de la apertura de la reunión el secretario general de la organización, Thomas Greminger.

"Podemos tener diferencias sobre otros temas (...) pero cuando un país invade otro, es un problema difícil de ignorar o aceptar" explicó Tillerson luego, en rueda de prensa junto a su par austriaco, Sebastian Kurz.

"Se lo hemos dicho claramente a Rusia desde el principio: tenemos que enfrentarnos al tema ucraniano, es el obstáculo más difícil para normalizar nuestras relaciones", añadió.

Al margen de la conferencia de la OSCE, Tillerson tiene previsto entrevistarse con su homólogo ruso, Serguei Lavrov.

Moscú sugirió el despliegue de Cascos Azules para proteger a los observadores de la OSCE a cargo de supervisar el frágil alto el fuego entre Kiev y los rebeldes separatistas.

Pero las potencias occidentales piden que se extienda el mandato de una fuerza de paz a toda la región disputada del este de Ucrania.

Unos 600 observadores de la OSCE tienen la misión de controlar el respeto del acuerdo de paz concluido en Ucrania.

Desde que estalló la crisis ucraniana, la organización sirvió de foro en donde Ucrania, Rusia, la Unión Europea y Estados Unidos pudieron dialogar.

Han muerto más civiles este año en el este de Ucrania que en todo 2016, y las violaciones del alto el fuego han aumentado un 60%, aseguró Tillerson.

"Tenemos que ser claros sobre el origen de esta violencia: Rusia arma, dirige, entrena y se bate junto a las fuerzas antigubernamentales", explicó.

La OSCE agrupa a 57 países, desde Estados Unidos hasta Mongolia, pasando por Canadá y todo el continente europeo, para discutir temas de seguridad, economía y derechos humanos.

Fue creada durante la Guerra Fría para facilitar el diálogo entre el bloque del este y el del oeste.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP