Navigation

EEUU reporta su tercer caso de nuevo coronavirus de origen desconocido

Un laboratorio en Nueva Jersey desarrolla pruebas para el COVID-19 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 29 febrero 2020 - 00:12
(AFP)

Estados Unidos reportó este viernes su tercer caso de nuevo coronavirus sin origen conocido en Oregon, luego de que se confirmaran otros dos en California, lo aumentó los temores sobre la propagación de la enfermedad en el país.

Después de que se conociera que dos mujeres eran tratadas por el virus en California, autoridades locales reportaron un nuevo caso en el vecino Oregon, también en la costa oeste del país. Estos casos generan especial preocupación porque estas personas no viajaron ni estuvieron en contacto directo con otras que se sepan infectadas.

Hasta el momento, los casos del nuevo coronavirus en el país sumaron más de 60, incluyendo 46 personas que fueron repatriadas del extranjero.

El director de la Autoridad de Salud de Oregón, Patrick Allen, se mostró cauteloso y dijo a periodistas que el caso se considera "presunto", mientras se espera de la confirmación de los resultados de las pruebas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, agencia del Departamento de Salud.

Se cree que el paciente, un adulto que ha sido hospitalizado, ha tenido contacto con personas en una escuela primaria, que cerrará hasta el 4 de marzo, para hacer una limpieza profunda.

Antes, Sara Cody, directora de Salud Pública del condado de Santa Clara, cerca de San Francisco, había informado: "Tenemos un caso (de una paciente) que no ha viajado recientemente ni ha entrado en contacto con nadie que se sepa que esté enfermo".

Se trata de una mujer adulta que está siendo tratada en un hospital local, y cuyo caso se sumó al primero en el país también registrado en el estado más poblado de Estados Unidos.

"Lo que sabemos es que el virus está aquí presente a un nivel, lo que no sabemos es hasta que punto", añadió Cody, y señaló como una prioridad determinar el alcance de lo que está ocurriendo.

"Necesitamos comenzar a implementar medidas adicionales para prevenir la propagación del nuevo coronavirus o al menos frenarlo lo más posible", agregó.

Unas 84.000 personas han sido infectadas en todo el mundo y más de 2.800 han muerto, la mayoría en China, desde donde el virus comenzó a expandirse.

Aunque del total de infectados, 36.500 ya se han curado, según un recuento realizado por la Universidad Johns Hopkins, que recopila datos de la OMS y de las autoridades sanitarias de cada país.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) elevó este viernes a nivel "muy elevado" la amenaza del nuevo coronavirus, que ya llegó en Latinoamérica a México y Brasil, e instó a los países en los que todavía no se ha detectado a que se preparen.

El temor a una pandemia provocó además un hundimiento en las bolsas.

- Investigación -

Cody señaló no dio mayores detalles sobre la segunda paciente, pero confirmó que se inició una investigación "para identificar los contactos" que hizo antes del diagnóstico y "entender a quién pudo haber expuesto".

Varias decenas de personas fueron puestas en cuarentena.

La médica infectóloga que trató a la paciente infectada identificó inicialmente "una enfermedad compatible con el COVID-19", por lo que solicitó a las autoridades que le administraran una prueba diagnóstico, explicó Cody.

"Hicimos que recogiera los especímenes y los enviara a nuestro laboratorio y llegaron ayer (jueves). Los analizamos y obtuvimos los resultados anoche, y comenzamos nuestra investigación".

Las alarmas se encendieron por los tres casos considerados potencialmente "comunitarios", es decir, en el que se desconoce la fuente de la infección, y son además una señal de que el patógeno ya no está contenido.

Cody dijo que la gente, instituciones y empresas deberían prepararse para una escalada en el número de casos.

"Las escuelas deberían planificar el absentismo y explorar opciones para mejorar la limpieza de las superficies", recomendó.

"Las empresas, siempre que sea posible, pueden sustituir las reuniones en persona por videoconferencias o conferencias telefónicas y aumentar las opciones de trabajo en casa, así como modificar la política de absentismo".

El gobernador de California, Gavin Newsom, detalló el jueves que 33 personas dieron positivo en las pruebas de detección del virus en el estado y que cinco habían dejado California.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.