Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Uno de los presuntos asesinos del exespía Alexander Litvinenko, Dmitri Kovtun, en rueda de prensa en Moscú, el 8 de abril de 2015

(afp_tickers)

Estados Unidos impuso este lunes sanciones al investigador criminal de más alto nivel de Rusia y a dos agentes supuestamente responsables de envenenar al exespía Alexander Litvinenko en Londres en 2006.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos agregó al jefe del Comité Federal de Investigaciones de Rusia, Alexander Bastrykin, y a los presuntos asesinos de Litvinenko, Andrei Lugovoi y Dimitri Kovtun, a su lista de sanciones "Magnitiski".

El nombre de la lista hace referencia a una ley estadounidense de diciembre de 2012 que permite congelar los eventuales bienes en Estados Unidos de responsables rusos que tienen prohibido ingresar a territorio norteamericano por ser considerados graves violadores de los derechos humanos.

La actualización de esa lista, que realiza cada año el Ejecutivo estadounidense ante el Congreso, es una fuente de grandes tensiones entre Moscú y Washington desde 2012.

Serguei Magnitski, un jurista ruso convertido en símbolo de la lucha contra la corrupción, fue detenido en 2008 tras haber denunciado una vasta operación financiera concebida, según él, por altos funcionarios de la Policía y el fisco rusos en detrimento del Estado. Su muerte en prisión en 2009 desencadenó las crispación entre Rusia y Estados Unidos.

La lista que lleva su nombre incluye ahora "44 nombres" y "las personas (que figuran allí) no pueden obtener una visa ni ser admitidas en Estados Unidos", según la diplomacia estadounidense.

Bastrykin es, según la prensa, un fiscal cercano al presidente Putin, jefe del Comité Federal de Investigaciones -el equivalente ruso del FBI estadounidense-, y habría llevado a cabo investigaciones contra opositores al presidente ruso.

Lugovoi es un agente del servicio secreto ruso convertido en legislador y Dimitri Kovtun es un empresario.

AFP