Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una turista caminando por el aeropuerto de Charm el-Cheij, localidad balnearia en el Mar Rojo, en Egipto, el 6 de noviembre de 2015, cuando Gran Bretaña se apresuraba a evacuar a sus ciudadanos del lugar, más de 20.000

(afp_tickers)

El regreso de los 20.000 turistas británicos de Charm el Cheij podría ser más lento de lo esperado después de que las autoridades egipcias autorizaran solo ocho de los 29 vuelos previstos este viernes.

Egipto decidió autorizar sólo ocho de los 29 vuelos previstos, anunció el ministerio de la Aviación Civil. "Las aerolíneas británicas decidieron que los pasajeros viajen solamente con sus equipajes de mano", pero "las zonas de almacenamiento del aeropuerto no permiten tener más de 120 toneladas de equipaje", añadió en un comunicado. "Ese importante volumen de equipaje afectaría al flujo del tráfico aéreo nacional e internacional", precisó el ministerio.

"Las autoridades egipcias han ordenado la suspensión de vuelos a Charm el Cheij para las aerolíneas británicas", había dicho antes la aerolínea británica Easyjet en un comunicado. Sin embargo, al parecer, se efectuarán los vuelos normalmente programados este día entre la localidad egipcia y las islas británicas.

"Dos vuelos partirán de Charm el Cheij en breve", dijo Easyjet, pero otros siete con destino al Reino Unido y otro a la ciudad italiana de Milán "no operarán hoy". La aerolínea precisó que la salida de los dos vuelos permitirá a 339 pasajeros volver al Reino Unido. La suspensión no fue confirmada por las autoridades egipcias y se ignoran sus motivos.

El primer avión despegó este viernes con destino a Londres, anunció un responsable del aeropuerto. El vuelo EZY9854 de la aerolínea británica Easyjet despegó a las 13H20 (11H20 GMT), después de una larga espera para el embarque y en la pista, con 165 o 166 pasajeros a bordo, precisó esta fuente, que quiso guardar el anonimato. Un segundo aparato de la compañía de bajo coste estaba a punto de despegar, según la misma fuente.

El Gobierno británico decidió asumir personalmente su regreso por sospechas de que un avión ruso que se estrelló el sábado al salir de la ciudad egipcia sufrió un atentado, matando a sus 224 ocupantes, algo que no han confirmado ni El Cairo ni Moscú, que piden esperar a los resultados de la investigación oficial.

Los pasajeros podrán llevar solamente equipaje de mano y el resto de sus pertenencias llegarán ulteriormente, una medida que responde a la desconfianza en el manejo del equipaje en el aeropuerto egipcio y a la tesis de que alguien colocó una bomba en la bodega, según medios británicos. En la misma línea, la aerolínea holandesa KLM prohibió este viernes el equipaje en la bodega de un vuelo procedente de El Cairo.

Los primeros vuelos procedentes del popular destino turístico de sol y playa en el mar Rojo tenían previsto aterrizar en el Reino Unido en las primeras horas de la tarde.

- Egipto se comprometió a cooperar -

Seis días después de que el avión comercial ruso se estrellara en el Sinaí, provocando la muerte de sus 224 ocupantes, Moscú y El Cairo siguen sin avanzar ninguna explicación del siniestro, pero Londres y Washington han expresado sus sospechas de que fue objeto de un atentado.

El organismo de aviación civil egipcio dijo que 29 vuelos saldrán este viernes de Charm el Cheij con turistas británicos a bordo, pero lo dijo antes de que se conociera la suspensión de los vuelos suplementarios.

El presidente egipcio, Abdel Fatah Al Sisi, está en Londres y el jueves se reunió con Cameron, asegurando que su país estaba dispuesto a cooperar con sus "amigos" para garantizar la seguridad de los turistas. Estoy "completamente dispuesto a cooperar con todos nuestros amigos para asegurarnos de que nuestro aeropuerto (de Charm el Cheij) ofrece la seguridad necesaria para que la gente venga", dijo Al Sisi en conferencia de prensa en Londres junto al primer ministro británico.

El ministro de Transportes británico, Patrick McLoughlin, había expresado su esperanza de que muchos turistas británicos estuvieran en sus casas este viernes por la noche. "Creo que la mayoría de la gente que esperaba estar esta noche en casa estará en casa", dijo a la televisión ITV. Además, justificó que Londres haya asumido las riendas de la evacuación despachando a expertos de seguridad, un gesto que podría interpretarse como de desconfianza hacia Egipto, pese a que hace 10 meses las autoridades británicas dieron su visto bueno a las condiciones de seguridad del aeropuerto egipcio. "Echamos un vistazo a las medidas de seguridad tal y como estaban aquel día. Las cosas han cambiado y lo qué ocurrió el sábado, más la información subsiguiente, motivaron nuestra gran preocupación por la seguridad, por eso tomamos la decisión que tomamos".

AFP