Navigation

Ejército sirio y fuerzas kurdas luchan "juntas" contra rebeldes proturcos

Miembros de las fuerzas gubernamentales sirias llegan a Tal Tamr, no lejos de la línea de frente de la ofensiva turca en el noreste de Siria, el 15 de octubre de 2019 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 16 octubre 2019 - 08:22
(AFP)

El ejército del régimen sirio y las fuerzas kurdas libraban el miércoles violentos combates contra los rebeldes proturcos en el norte de Siria, donde Turquía lanzó una ofensiva contra una milicia kurda, anunció una oenegé.

Para frenar el avance de las tropas turcas, las fuerzas kurdas, abandonadas por Washington, pidieron al ejército de Bashar Al Asad que se desplegara en ciertos sectores del norte, sobre todo en Manbij y Aín Isa, a unos 30 km de la frontera.

Desde el lanzamiento de su ofensiva hace una semana, el ejército turco y sus refuerzos sirios --excombatientes rebeldes que antaño lucharon por la caída del régimen-- tomaron el control de una franja de territorio de unos 120 km en la frontera.

El miércoles, se producían "violentos enfrentamientos" en el noreste de Aín Isa entre el ejército sirio y las fuerzas kurdas y los rebeldes proturcos, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH).

El régimen y las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), dominadas por las fuerzas kurdas, combaten "juntas", indicó a la AFP el director del OSDH, Rami Abdel Rahman.

Estos combates tenían lugar cerca de la estratégica autopista M4, en sectores que separan los territorios bajo control de las fuerzas kurdas de las de las zonas ocupadas recientemente por los refuerzos sirios de Ankara, precisó el OSDH.

El martes por la noche, dos soldados del régimen sirio murieron cerca de Aín Isa, por disparos de artillería de los rebeldes proturcos, según el OSDH.

Rusia, gran aliado del régimen de Bashar Al Asad, afirmó que no permitiría combates entre los ejércitos turco y sirio.

Estos combates "no benefician a nadie y serían inaceptables", declaró el enviado ruso para Siria, Alexander Lavrentiev. "No dejaremos que (la situación) llegue hasta ahí".

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acusado de haber abandonado a los kurdos, anunció que su vicepresidente, Mike Pence, y su secretario de Estado, Mike Pompeo, viajarán el miércoles a Turquía para negociar un "alto el fuego".

Pero ya desde el martes el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, descartó de plano esta posibilidad.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.