Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una silla eléctrica conocida como 'Old Sparky', expuesta en el Museo de la cárcel de Texas, en la ciudad estadounidense de Huntsville, en una imagen del 5 de noviembre de 2007

(afp_tickers)

El estado de Texas (sur de Estados Unidos) ejecutó el martes a un condenado a muerte que fue declarado culpable de haber robado y matado a un hombre en 1998, cuyo botín apenas ascendía a ocho dólares, informaron las autoridades.

Juan García, de 35 años, recibió una inyección letal y murió a las 18H36 locales (23H36 GMT), indicó a la AFP un portavoz de la administración penitenciaria de Texas.

La comisión de Gracias y Liberaciones Condicionales de Texas se había negado a acordar una última prórroga al condenado, que cometió el crimen junto a tres cómplices.

Esta ejecución es la undécima de este año en Texas, el estado estadounidense que más ejecuciones realiza, según el Centro de Información sobre la Pena Capital (DPIC).

Juan García se convierte así en el tercer prisionero ejecutado en una semana en Estados Unidos. El miércoles fue ejecutada una mujer en el estado de Georgia (sureste), a pesar de una petición de clemencia del papa Francisco, quien cinco días antes había solicitado con insistencia ante el Congreso estadounidense la abolición de la pena capital.

AFP