Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Dos peatones pasan por delante de una pantalla durante la emisión de un informativo sobre un ensayo nuclear norcoreano, el 3 de septiembre de 2017 en Tokio

(afp_tickers)

El último ensayo nuclear de Corea del Norte tuvo probablemente una potencia de 250 kilotones, mucho más que las estimaciones oficiales, indicó este miércoles la web de monitoreo estadounidense 38 North.

Pyongyang realizó su sexto y más importante ensayo nuclear la semana pasada.

Afirmó que se trató de una bomba de hidrógeno capaz de ser montada en un misil, desencadenando una condena global e incrementando las tensiones acerca de sus ambiciones nucleares.

El Servicio Geológico de Estados Unidos estimó la magnitud del terremoto artificial provocado en 6,3 grados, mientras que la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (OTPCE) y la agencia noruega NORSAR elevaron sus cifras iniciales a 6,1.

En consecuencia, el respetado portal de internet estadounidense 38 North, vinculado a la Universidad Johns Hopkins, indicó que elevaba su estimación del poder explosivo a "aproximadamente 250 kilotones".

La cifra es más de 16 veces superior a la bomba norteamericana de 15 kilotones que destruyó Hiroshima en 1945.

"Ese gran poder explosivo es además cercano al que 38 North había determinado anteriormente como el máximo posible para el sitio de prueba Punggye-ri", agrega 38 North.

La estimación de los otros gobiernos varía, de 50 kilotones (Corea del Sur) a 160 (Japón).

Unos funcionarios norteamericanos indicaron que siguen analizando si se trató de una bomba H -también conocida como arma termonuclear-, pero indicaron que "hasta el momento no existe nada inconsistente con la afirmación norcoreana de que fue una bomba de hidrógeno".

Según 38 North, unas imágenes de satélite tomadas el viernes pasado, cinco días después de la prueba, mostraron nueva actividad en entradas de túneles alternativas en el sitio de ensayos de Punggye-ri, incluyendo camiones estacionados, volquetes y otros equipamientos.

"Las obras podrían ahora estar cambiando de propósito y dedicarse a preparar otras instalaciones para nuevas pruebas nucleares subterráneas", agregó.

Pyongyang realizó una serie de pruebas de misiles balísticos en meses recientes, capaces al parecer de alcanzar territorio continental de Estados Unidos, seguidas por el ensayo nuclear del 3 de septiembre.

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el lunes por unanimidad nuevas sanciones que prohíben las exportaciones textiles de Corea del Norte y restringen su suministro en petróleo y gas.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP