Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Fotografía sin datar del útimo residente británico detenido en Guantánamo, Shaker Aamer, que regresó el 30 de octubre de 2015 a su país, tras 13 años de prisión sin juicio.

(afp_tickers)

Un expreso de Guantánamo, que estuvo más de 13 años encerrado hasta convertirse en el último británico en la base naval estadounidense, dice que quiere "la verdad" sobre el rol británico en la cárcel, pero que no denunciará a nadie.

"Sólo quiero que la gente diga la verdad, como yo estoy haciendo ahora", dijo Shaker Aamer, de 46 años, a la BBC, en sus primeras entrevistas tras salir de la cárcel de la isla de Cuba en octubre.

Aamer asegura que un funcionario británico estaba presente cuando fue golpeado por unos agentes estadounidenses durante un interrogatorio en la base de Bagram, Afganistán, después de ser detenido en 2002.

"No quiero demandar a nadie... No creo que los tribunales vayan a arreglar este problema", precisó este ciudadano saudí al que se acusaba de haber pertenecido a Al Qaida, aunque nunca fue formalmente imputado.

En una serie de casos que están todavía pendientes de resolución por la justicia británica, hay demandas para juzgar a miembros de los servicios de seguridad británicos por colaborar con los estadounidenses en un programa que permitía torturar a detenidos.

AFP