Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El vietnamita Trinh Xuan Thanh, secuestrado el 23 de julio por hombres armados en Berlín, posa en la capital alemana, en una fotografía sin datar difundida el 2 de agosto de 2017

(afp_tickers)

Un jerarca del petróleo convertido en figura deshonrada del régimen comunista vietnamita y que malversó millones de dólares del Estado vio cómo se le arruinaba el futuro en Alemania, donde fue raptado en un parque público, según Berlín, por agentes de Hanói.

Trin Xuan Tanh fue secuestrado el 23 de julio por hombres armados, y Berlín no tiene "ninguna duda sobre la participación de los servicios de inteligencia de la embajada de Vietnam en el secuestro", dijo el miércoles Martin Schaefer, portavoz de la diplomacia alemana.

"Una declaración lamentable", consideró este jueves la diplomacia del país asiático.

El rapto no fue confirmado por Berlín hasta el miércoles, lo que provocó un pulso inédito entre los dos países.

"Es muy sorprendente. Parece que piensan que Berlín es como Hanói o como un pequeño pueblo de Vietnam en el que pueden aplicar la ley de la selva", reaccionó el disidente Nguyen Quang A al ser preguntado por la AFP.

Hasta el momento, el régimen vietnamita solo practicaba la represión dentro de sus fronteras.

Aunque Thanh no tiene nada de disidente, el método empleado, con un rapto en plena Europa, llama la atención sobre las formas del régimen vietnamita, habituado a las desapariciones y las palizas a los opositores.

Muchos blogueros están tras las rejas en Vietnam, condenados por propaganda contra el Estado por haberse atrevido a criticar la gestión estatal y su corrupción.

Más allá de algunas pocas menciones en internet -la principal fuente de información en Vietnam-, este jueves no aparecía ninguna mención al escándalo en los medios, controlados todos por el régimen.

- Por voluntad propia -

Hanói afirma que Trin Xuan Thanh regresó de Alemania por voluntad propia. Pero por el momento no se lo ha visto en público.

El hombre, que había presentado una solicitud de asilo en Alemania, no era un ciudadano cualquiera: hasta 2013 dirigió el importante grupo petrolero público PetroVietnam Construction (PVC).

Miembro del Partido Comunista, también ocupó funciones en el seno del aparato del Estado, incluido un puesto clave a la cabeza de la provincia de Hau Giang (sur).

Tan llevaba un fastuoso tren de vida, como muchos otros responsables del régimen comunista. En mayo de 2016, unas fotos en las que se lo veía al volante de un vehículo de lujo con placas gubernamentales llamaron la atención y lo pusieron en dificultades.

Las imágenes, que aparecieron en la prensa local, hicieron que pasara de un estatus de jerarca que se beneficiaba discretamente de las ventajas de su posición a un ejemplo de alto funcionario corrupto.

El régimen comunista lleva a cabo en los últimos años una operación "manos limpias" para intentar deshacerse de su reputación de corrupto.

Así, poco después de la publicación de las fotos, Than fue acusado de haber desviado el equivalente a más de 120 millones de euros (unos 140 millones de dólares) a través del grupo petrolero PVC.

En julio de 2016 huyó de Vietnam para escapar a las pesquisas judiciales, convirtiéndose en el hombre más buscado del país. Desde entonces era solicitante de asilo en Alemania.

"Estamos decididos a atrapar a Than. No puede esconderse eternamente", había declarado el pasado diciembre el jefe del partido comunista, Nguyen Phu Trong.

En otro caso sin precedentes en los métodos de Hanói, al bloguero disidente franco-vietnamita Pham Minh Hoang lo expulsaron del país dirección a Francia a finales de junio y le retiraron su nacionalidad vietnamita.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP