Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Zhou Qiang, presidente del Tribunal Supremo del Pueblo, se dispone a presentar su informe anual al Congreso el 13 de marzo de 2016 en Pekín

(afp_tickers)

Ser llevado a juicio en China parece ser equivalente a tener todos los números de una lotería, ya que el 99,9% de los procesados en 2015 fueron hallados culpables, se informó oficialmente.

El presidente del Tribunal Supremo del Pueblo, Zhou Qiang, en su informe anual al Congreso, confirmó que en 2015 fueron condenados 1,23 millones de chinos, es decir, el 99,92%.

Como contrapartida, apenas 1.039 recibieron el rarisimo beneficio de un veredicto de inocencia.

La dureza de los tribunales chinos, en un país donde permanece muy extendido el uso de la fuerza y la coacción para extraer confesiones, está ligada además a que los sospechosos suelen carecer de una defensa efectiva en sus juicios, según varios organismos de derechos humanos.

El país debe "mejorar mecanismos efectivos para impedir condenas erróneas", dijo en su informe Zhou, quien evocó que en 2015 fueron corregidos 1.357 fallos. En febrero se había informado de que cinco hombres acusados de un homicidio fueron declarados inocentes. La modificación del fallo llegó después de que los sentenciados por error pasaran 20 años en prisión.

El Partido Comunista se ha comprometido ha "garantizar el cumplimiento de la ley de acuerdo con la idiosincrasia china". Un homenaje al aforismo latino 'Dura lex, sede lex' (La ley es dura, pero es la ley')

Por otro lado, el número de condenas por delitos contra la seguridad, incluyendo "el terrorismo violento", se duplicó el año pasado en China, al calor de una campaña represiva en la región musulmana de Xinjiang (oeste), según un informe oficial publicado este domingo.

En 2015, los tribunales chinos condenaron a 1.419 personas por "amenaza a la seguridad nacional" y "terrorismo violento", indicó el presidente del Suprema.

Un año antes, China había condenado a 712 personas por cargos parecidos, como "ataques terroristas violentos" o "separatismo".

En China, las referencias al terrorismo y el separatismo suelen asociarse a la situación en Xinjiang, una inmensa región occidental en los confines de Asia Central, cuna de la población uigur, una minoría musulmana de habla turca reticente a la tutela de Pekín.

El espectacular aumento de condenas de un año para otro deja en evidencia "el papel activo" desempeñado por los tribunales "en la lucha antiterrorista, y antisecesionista", destacó el presidente del Tribunal Supremo. De esas 1.419 condenas, 1.084 fueron pronunciadas por "terrorismo violento" y 335 por "amenaza a la seguridad nacional". El informe no precisa qué condenas se encuentran agrupadas en esta categoría.

"Si uno mira la lista de delitos vinculados con la seguridad nacional, constatará que se ha condenado a algunos defensores de los derechos humanos", comenta Susan Finder, especialista en el sistema judicial chino.

Bajo la presidencia de Xi Jinping, China ha endurecido de forma notoria su represión contra las voces críticas, encarcelando tanto a abogados y defensores de las libertades como a simples blogueros e intelectuales.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP