Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Las pruebas balísticas realizadas por la policía italiana que prueban que la pistola utilizada por Anis Amri contra un agente en Milán es la misma que se usó en el atentado de Berlín, el 4 de enero de 2017

(afp_tickers)

El arma que utilizó en Italia el tunecino Anis Amri es la misma que usó para matar al conductor polaco del camión con el que embistió el mercado navideño de Berlín el pasado 19 de diciembre, informó este miércoles la policía italiana.

La policía científica llegó a esta conclusión tras comparar los casquillos de las balas disparadas en Berlín y en Sesto San Giovanni, en la aglomeración norte de Milán, donde Amri hirió el 23 de diciembre a un policía antes de ser abatido en un rutinario control policial, según un comunicado de la policía nacional italiana.

El tunecino, de 24 años, que había cruzado media Europa con este arma tras cometer el atentado en la capital alemana, hirió en el hombro a un policía italiano cuando éste, junto a otro colega, le pidió que vaciara la mochila en un simple control hacia las 03H00 de la madrugada.

La comparación balística permitió establecer con certeza que la misma arma había sido empleada para matar al camionero polaco. Los expertos, en colaboración con los investigadores alemanes, intentan ahora elucidar si se cometieron otros crímenes con ese arma.

La investigación internacional logró precisar la semana pasada que el presunto terrorista transitó durante su fuga por Holanda, Francia e Italia, donde utilizó como transporte autocares y trenes.

Italia descartó la existencia de "redes" de apoyo a Amri, incluso a pesar de haber pasado cuatro años en prisiones sicilianas antes de trasladarse a Alemania. El tunecino había desembarcado en la isla de Lampedusa en 2011.

Las autoridades italianas llevaron a cabo varios registros la semana pasada, en particular en los lugares donde se había alojado hace un año en la región agrícola al sureste de Roma.

AFP