Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El jefe de la policía de Manila, Oscar Albayalde, muestra una foto de Jessie Carlos durante una rueda de prensa este domingo 4 de junio en la capital filipina

(afp_tickers)

El hombre que provocó la muerte de 37 personas al prender fuego un casino de Manila era un padre de familia filipino, ludópata y acosado por grandes deudas, y no un terrorista, aseguró este domingo la policía.

El jefe de la policía de Manila, Oscar Albayalde, dijo que el atacante se llamaba Jessie Carlos y tenía 43 años. Era padre de tres hijos, vivía en Manila y tenía prohibida la entrada a los casinos desde abril a petición de su familia, ya que era ludópata.

Ello prueba el carácter falaz de la reivindicación de este ataque por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), declaró Albayalde. "Reiteramos que no es un acto de terrorismo sino (...) un acto realizado por una única persona", dijo, en conferencia de prensa en la que estaban presentes la mujer y los padres de Jessie Carlos.

La Corporación filipina de juego (Pagcor) le había prohibido la entrada a los casinos debido a su adicción al juego. "Está muy endeudado debido a su adicción a las apuestas. Ello se convirtió en una fuente de problemas con su esposa y sus padres", contó Albayalde.

"Pagcor le prohibió la entrada a los casinos a solicitud de su familia. Ello pudo ser el factor desencadenante. Por eso estaba resentido con los casinos", agregó.

El hombre, enmascarado, había irrumpido en el hotel-casino Resorts World Manila, cerca del aeropuerto de la capital, armado con un fusil de asalto M4 y con una botella de petróleo. Luego prendió fuego a varios objetos y mesas, según la policía.

- 'Pedir perdón' -

Treinta y siete personas murieron asfixiadas y decenas resultaron heridas en la estampida que se provocó cuando los aterrados clientes intentaban huir del lugar.

Jessie Carlos se suicidó luego en una habitación del hotel, inmolándose con fuego. Su cuerpo carbonizado fue hallado cinco horas más tarde, según la policía.

Imágenes de las cámaras de seguridad lo muestran deambulando tranquilamente por el casino, y disparando, la mayoría de las veces al aire.

En un momento, disparó contra guardias, sin alcanzarlos. Luego se dirigió pausadamente hacia una sala protegida donde estaban almacenados dinero y fichas, con la evidente intención de llevárselos.

Carlos incendió algunas mesas de juego, en un intento aparente de distraer la atención para poder fugarse, indica la policía.

La madre de Carlos declaró, sollozando, que su hijo era una buena persona, y que el juego lo echó a perder.

"Les pedimos perdón. Mi hijo era un buen hijo. Pero desde que empezó a jugar en el casino no hacía otra cosa. Ya no nos visitaba. Era doloroso para nosotros no verlo más", dijo Teodora Carlos.

Sin embargo, en un comunicado divulgado en las redes sociales, la agencia de propaganda del EI, Amaq, afirmó el sábado que "combatientes del EI llevaron a cabo el ataque a Manila".

El presidente filipino Rodrigo Duterte había alertado varias veces que el EI avanzaba sus peones en el país, en su gran mayoría católico.

El ataque al casino se produjo después de que Duterte decretara la semana pasada la ley marcial en la región meridional de Mindanao para reprimir una insurrección islamista, que sigue en curso. Los combates, que proseguían este fin de semana, han dejado unos 200 muertos en los últimos días.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP