Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un pájaro sobrevuela la Mezquita Azul tras un bombardeo en el barrio turístico de Estambul, Sultanahmet, el 12 de enero de 2016

(afp_tickers)

El atentado de este martes en Estambul, en el barrio histórico de Sultanahmet, golpeó el antiguo hipódromo bizantino, situado muy cerca de la basílica de Santa Sofía y la Mezquita Azul, los dos monumentos más visitados de la mayor ciudad turca.

Situada en la orilla europea de Estambul, la ciudad vieja, inscrita en el patrimonio mundial de la Unesco, alberga los principales vestigios históricos de la que fuera capital de los imperios romano, bizantino y otomano.

El hipódromo, que mandó construir el emperador romano Septimio Severo en el siglo II y que fue ampliado en el año 324 por Constantino el Grande, es hoy en día una amplia explanada.

Tres columnas, el obelisco de Teodosio, la columna de las Serpientes y la de Constantino dan testimonio de la pasada grandeza de esos lugares situados en la plaza de Sultanahmet. En esa plaza se erigen la basílica de Santa Sofía y la Mezquita Azul, dos edificios grandiosos que reflejan la diversidad de la herencia de una ciudad situada en el cruce de Oriente y Occidente. Las orillas del Bósforo también acogen palacios otomanos como el de Topkapi.

Construida en el siglo VI a la entrada del estrecho del Bósforo y del Cuerno de Oro, la basílica de Santa Sofía era el lugar donde se coronaban a los emperadores bizantinos, antes de convertirse en mezquita tras la toma de Constantinopla por los otomanes en 1453.

Con la caída del imperio otomano y la proclamación de una república laica, la mezquita se transformó en museo en 1935. Millones de turistas visitan la basílica para admirar su majestuosa cúpula, sus cuatro minaretes y la belleza de las paredes cubiertas de mármol y adornadas con mosaicos.

Enfrente a Santa Sofía, se alza la mezquita de Sultanahmet, más conocida como la Mezquita Azul, por el color de sus mosaicos. Construido en el siglo XVII por el sultán Ahmet I, este templo es uno de los más grandes de Estambul, y es uno de los pocos que tienen seis minaretes.

Cerca de la plaza de Sultanhmet, el palacio de Topkapi es otro de los atractivos turísticos de la ciudad. Fue el primer palacio construido por el sultán Mehmet II tras la toma de Constantinopla.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP