Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Niñas iraquíes encienden velas el 9 de julio de 2016 en el lugar del atentado suicida que tuvo lugar días antes, en el vecindario de Karrada, en Bagdad

(afp_tickers)

El atentado reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) que golpeó Bagdad a principios de julio, uno de los más sangrientos en la historia de Irak, dejó 323 muertos, de los cuales dos tercios aún deben ser identificados, informó el Ministerio de Sanidad tras un nuevo balance.

El 3 de julio, un ataque suicida cometido con un minibús-bomba provocó una matanza en Karrada, un concurrido barrio de mayoría chií en el centro de la capital iraquí, destruyendo edificios y provocando numerosos incendios, poco antes del fin de ramadán (mes de ayuno musulmán). El Ministerio de Sanidad ofreció entonces un balance de 292 muertos.

La ministra titular, Adila Hamud, anunció en una rueda de prensa este lunes que el número de víctimas mortales ya ascendía a 323.

"Ciento quince mártires fueron identificados por sus familias justo después de la explosión", explicó, pero la identificación de otras 208 víctimas, cuyos cuerpos quedaron calcinados, ha sido imposible y son necesarias pruebas de ADN.

El atentado provocó la indignación de los iraquíes por el retraso a la hora de identificar a los fallecidos, y sobre todo por la incapacidad del Gobierno para proteger a la población civil ante los ataques yihadistas.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP