Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro de Francia, Manuel Valls, toma la palabra en la Asamblea Nacional, en París, el 19 de noviembre de 2015, durante un debate sobre la extensión del estado de emergencia

(afp_tickers)

No se puede excluir el riesgo de un atentado químico o bacteriológico mencionado el jueves por el primer ministro francés, Manuel Valls, pero hay que "reducirlo a su justa realidad", estima Olivier Lepick, experto en este tipo de armas en la Fundación francesa para la Investigación Estratégica (FRS).

- Pregunta: ¿Es real el riesgo de un atentado con armas químicas o biológicas en Francia o en Europa?

- Respuesta: "Hay que atenerse a los hechos: sí, Dáesh (acrónimo árabe del grupo Estado Islámico) ha logrado apoderarse de armas químicas. La Organización para la Prohibición de Armas Químicas lo confirmó el 21 de agosto. Cantidades sumamente limitadas de gas mostaza.

Pero de ahí a pensar que son capaces de organizar un atentado químico o biológico en Europa, hay un gran paso, que quizá no hay que dar. Hay un cierto número de barreras logísticas o técnicas muy difíciles de atravesar".

- P: ¿De qué barreras se trata?

- R: "Ese tipo de armas es mucho más difícil de emplear que el (fusil de asalto) kalashnikov o el cinturón explosivo. Hay un salto cuántico en términos de complejidad, especialmente a causa de la militarización de un gas químico o de un agente biológico.

No basta poseer gas mostaza, hay que ser capaz de militarizarlo, es decir, acoplarlo a un sistema de diseminación. Y ahí estamos en técnicas que son muy complicadas. Es una evidencia que Dáesh u otras organizaciones se interesan por el tema, pero si fuera simple, lo habrían hecho hace mucho tiempo, y de esto se habla desde hace unos 20 años".

- P: ¿Esta preparada Francia para esa eventualidad?

- R: "Nos preparamos para eso desde hace mucho tiempo. Desde el atentado llevado a cabo por la secta Aum en el metro de Tokio en marzo de 1995 (12 muertos y más de 5.000 heridos). El plan Vigipirate (de aplicación de medidas de seguridad en Francia) tiene capítulos Piratox, Piratom, Biotox que tratan de ese tipo de riesgos. Tenemos dispositivos muy buenos, pero quizá no es éste el mejor momento para hablar del tema...

En realidad, estoy un tanto sorprendido por la declaración del primer ministro. No porque no haya que tomar en cuenta ese riesgo, evidentemente, sino porque hay que reducirlo a su justa realidad. Sobre todo en un período en el que la tensión y las emociones son ya suficientemente fuertes. ¿Hay una motivación política ligada a la votación del jueves? (sobre el estado de emergencia en la Asamblea Nacional).

Hasta donde yo sé a partir de mis contactos en los servicios de inteligencia, no hay ninguna información sólida, pertinente, que permita pensar que ese tipo de atentados está en preparación en el territorio nacional".

AFP