Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un cartel pidiendo votar "no" a la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea, visto el 15 de abril de 2016 en Peterborough, Reino Unido

(afp_tickers)

En ciudades británicas como Peterborough, el reciente incremento de trabajadores del este de Europa ha reforzado la campaña de los partidarios de salir de la Unión Europea (UE) en el referéndum del 23 de junio.

"La UE no hará que los inmigrantes dejen de venir y nosotros ya no podemos lidiar con más", dijo John Fovargue, un vecino de esta ciudad de 184.500 habitantes en el este de Inglaterra, una de la zonas del país más euroescépticas.

Ginge Tuttlebee, una jubilada que estaba de compras por el centro, explicó a la AFP que los recién llegados "no tienen los mismos valores". "No se integran demasiado, tienen sus tiendas, hablan su lengua", observó, repitiendo un argumento recurrente.

Aproximadamente la mitad de los votantes británicos, y casi tres cuartos de los partidarios de salir de la UE, consideran la inmigración como el factor más importante al decidir su voto en el referéndum de junio, según un sondeo reciente de Opinium.

Peterborough tiene una larga historia de inmigración, pero fue entre 2001 y 2011 cuando registró el mayor aumento de recién llegados: 24.166.

La calle Lincoln de esta ciudad ha sido tradicionalmente un escaparate de la inmigración, desde la italiana a la irlandesa, pasando por la del sur de Asia, y ahora polaca y del este de Europa. En ella tiene su sede la emisora de radio polaca Radio Star y varios supermercados con productos de esa zona del mundo.

Gosia Prochal, locutora de la emisora, dice que "hay muchos polacos" integrados en la sociedad británica que sienten "una obvia preocupación" por la salida de la UE. "Los británicos son generalmente positivos con los inmigrantes uno a uno, pero cuando piensan en ella en conjunto, preferirían reducirla", afirma Prochal, que llegó de la ciudad polaca de Cracovia hace tres años.

- "El lado oscuro" de pertenecer a la UE -

La inmigración neta en Reino Unido —la diferencia entre el número de los que llegan al país y el de los que se van— fue de 336.000 en 2015.

Joseph Downing, profesor de la London School of Economics, consideró "legítimo" el temor de que tanta gente sature los servicios públicos, de la educación a la sanidad, pero estimó que los impuestos que pagan los inmigrantes de la UE compensan sobradamente las molestias.

"Hemos tenido mucha inmigración del este de Europa y esa gente ha contribuido mucho a los ingresos fiscales", explicó. El problema es que "no hemos sido muy buenos transformándolo en infraestructuras", criticó.

Eso ha alimentado el resentimiento en comunidades como Peterborough, cuyo diputado en el Parlamento, Stewart Jackson, está entre los parlamentarios conservadores que se ha rebelado contra el primer ministro, David Cameron, y quiere que el país se vaya de la UE.

"Es el ritmo del cambio el que preocupa a tanta gente y el impacto en los servicios públicos", argumentó Jackson.

Pete Reeve, un concejal local del partido antieuropeo UKIP, dijo a la AFP que los vecinos de Peterborough "padecen de verdad el lado oscuro de pertenecer a la UE".

- "Una gran crisol de culturas" -

La estampa es diferente en el este de Londres, donde los niveles de inmigración comparables no se tradujeron en un sentimiento antieuropeo.

El Clapton FC, un equipo de aficionados del barrio londinense de Newham, se ha rejuvenecido con la ayuda de los extranjeros.

Este club fundado hace 138 años que se mueve en la decimoséptima categoría del fútbol inglés, la última, atraía hasta hace poco solamente a "cuatro gatos", según el director del equipo, Vince McBean.

Ahora, en cambio, los partidos en casa atraen a cientos de hinchas que cantan a favor de los refugiados, entonan la canción italiana antifascista 'Bella Ciao' e himnos de taberna celebrando la cerveza polaca Tyskie.

En un partido reciente contra el Romania FC -un equipo de residentes del este de Europa-, los hinchas mostraron una pancarta dando la "bienvenida a Rumanía y Bulgaria".

"Estamos todos unidos en un gran crisol de culturas", estimó McBean. "Es un aspecto refrescante de nuestro club", añadió.

En un partido reciente, un jugador rival se rompió la pierna a falta de diez minutos para el final. En el tiempo que tardó en llegar la ambulancia que lo trasladó al hospital, los aficionados del Clapton FC hicieron una colecta para el jugador, reuniendo unos cientos de libras.

Un hincha italiano del club explicó: "hay italianos, españoles, polacos, ingleses, no importa de dónde eres, sino lo que piensas. El club refleja 100% al barrio".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP