Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Recordatorio en Pristina, (capital de Kosovo) el 24 de julio de 2016 de una de las nueve víctimas de la matanza en Munich

(afp_tickers)

El joven que mató a balazos a 9 personas e hirió a 35 en Múnich preparó el ataque "durante un año", compró su arma por internet pero no eligió a sus víctimas de manera específica, informó la policía que anunció este domingo que un amigo del autor fue detenido.

La policía de la capital bávara descorrió este domingo un poco el velo de misterio sobre la manera en que David Ali Sonboly, de 18 años, quien sufría desequilibrios psicológicos y estaba fascinado por las matanzas en masa, pasó al acto.

El autor de la matanza, de doble nacionalidad alemana e iraní, había tendido una trampa a sus víctimas a través de la red social Facebook, siguiendo una trama que "preparó durante un año", señaló el jefe de la policía de la región de Baviera, Robert Heimberger, en una conferencia de prensa.

Además, las autoridades anunciaron que detuvieron a un menor de edad afgano que era amigo de Sonboly.

"Sospechamos que este muchacho de 16 años podría haber estado al corriente del acto" que preparaba, indicó la policía en un comunicado.

El adolescente detenido "se presentó espontáneamente ante la policía tras el ataque de locura asesina y fue interrogado sobre sus vínculos con el autor", precisó la policía.

Pero, las verificaciones efectuadas "desvelaron contradicciones en sus declaraciones" y llevaron a su detención por los cargos de "no denunciar un crimen".

Además de la fascinación que sentía por Anders Behring Breivik, autor de la masacre de 77 personas en Noruega -el tiroteo de Múnich tuvo lugar exactamente cinco años después-, la policía considera en particular que el tirador se vio influenciado por la matanza de Winnenden (suroeste) en marzo de 2009, donde un joven de 17 años abrió fuego en su excolegio, matando a 15 personas, para luego suicidarse.

"Las primeras observaciones llevan a la conclusión que se había interesado en este acto" yendo a visitar la ciudad y tomando fotos hace un año, "y que enseguida planeó su propio acto" de matanza, precisó el jefe de la policía. Las imágenes fechadas fueron encontradas en una cámara de fotos.

Según la investigación, el autor del tiroteo del viernes en Múnich no apuntó de manera específica a sus víctimas en los alrededores del centro comercial, precisó el fiscal de la ciudad, Thomas Steinkraus-Koch, durante esta conferencia de prensa.

"Aquí no hay nada contra los extranjeros", contrariamente a lo que habían afirmado algunos medios de comunicación a causa del origen extranjero de numerosas de las víctimas, declaró Steinkraus-Koch.

- 'Fobia social' -

El jefe de policía destacó que el restaurante McDonald's y el barrio donde tuvo lugar el tiroteo son frecuentados por extranjeros o alemanes de origen inmigrante, lo que explica la presencia de muchos de ellos entre las víctimas.

Entre los muertos figuran un turco, dos germanos-turcos, dos alemanes, un húngaro, un kosovar, un griego y un apátrida, según la información policial.

Sin embargo, le joven había al menos intentado tender una trampa: creó una cuenta falsa en Facebook en mayo pasado, retomando fotos y datos de otra ya existente perteneciente a una chica, y colgó un mensaje ofreciendo comida y bebidas gratis en el McDonald's para el día de la matanza.

A pesar de ello, aún no se pudo establecer si las víctimas habían respondido a la invitación.

El joven afgano detenido está acusado de haber lanzado un mensaje similar en la red social invitando a personas al cine después de los ataques. Sin embargo, la policía investiga si se trata de una broma inadecuada.

David Ali Sonboly, hijo de iraníes llegados a Alemania como demandantes de asilo hacia fines de los años 1990, sufría trastornos psiquiátricos.

En 2015 pasó dos meses en una clínica por "fobia social" y crisis de angustia. Después siguió un tratamiento, como lo demuestran los medicamentos encontrados en su habitación.

También se estableció que sufría acoso por parte de otros jóvenes.

En total, fueron encontradas 58 balas en el lugar de la matanza. El asesino utilizó una pistola Glock 17 comprada en el "Darknet", ese conjunto de sitios en internet secretos en los que se puede mantener el anonimato, en los cuales se desarrollan transacciones ilegales.

Otras 300 municiones fueron encontradas en su mochila después que se suicidara al ver llegar a la policía para detenerlo, lo que sugiere que el balance de víctimas podría haber sido aún mayor.

Esta tragedia ha hecho aflorar un debate sobre la necesidad de un endurecimiento de la legislación en materia de armas en Alemania.

Este domingo, cientos de personas se reunieron para rendir un homenaje a las víctimas de la matanza.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP