El solicitante de asilo uzbeko que reivindicó el atentado con camión que dejó cinco muertos en abril de 2017 en Estocolmo y juró fidelidad al grupo Estado Islámico, preparaba su acto desde meses atrás y quería "aplastar infieles", indicó este martes la fiscalía.

Rakhmat Akilov, a quien se le había negado el asilo, lanzó el camión que conducía contra los peatones en una calle comercial muy frecuentada de Estocolmo el 7 de abril.

Tres suecas, entre ellas una niña de 11 años, así como un británico de 41 años y un belga de 31 murieron, y diez personas resultaron heridas.

Según el acta de acusación presentada el martes, Akilov, de 39 años, cometió su acto con la intención de "infundir miedo en la población" y "obligar a Suecia a poner fin a sus actividades de formación en la coalición internacional contra Estado Islámico en Irak".

"Su móvil fue castigar a Suecia por su participación en la guerra contra EI", explicó el fiscal Hans Ihrman en conferencia de prensa.

La investigación, de unas 9.000 páginas, reveló la existencia de discusiones de al menos el mes de enero de 2017 en las que el acusado indica a diferentes interlocutores, no identificados, querer "aplastar a los infieles".

"No se radicalizó justo antes del atentado", explicó Ihrman que precisó que se reserva más informaciones sobre este punto para el juicio que debería comenzar en febrero, probablemente el 13, en Estocolmo.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes