Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una parte del avión de carga estrellado en una zona de viviendas rurales, en una pequeña isla del río Nilo Blanco de Sudán del Sur, muy cerca del aeropuerto de Juba, el 4 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

El avión de carga que se estrelló este miércoles poco después de despegar del aeropuerto de Juba, capital de Sudán del Sur, provocando la muerte de al menos 36 personas, no estaba en condiciones de volar, declaró el constructor ucraniano Antonov.

La aeronave, fabricada en la Unión Soviética (URSS) en 1971 y matriculada en Tayikistán, exrepública soviética de Asia central, "no debía estar en servicio, puesto que los procedimientos" concernientes a la renovación y mantenimiento "previstos por la reglamentación no fueron seguidos (...), comprendidos aquellos cuyo objetivo es garantizar la seguridad", precisó el contructor en un comunicado.

El avión había sido ensamblado en Tashkent, capital de Uzbekistán, que al igual que Ucrania integraba la URSS.

Estaba registrado en Tayikistán y su tripulación estaba integrada por ciudadanos de Armenia, otra exrepública soviética. La diplomacia armenia confirmó que cinco de sus ciudadanos fallecieron en el accidente.

"Antonov controla el estado de sus aviones donde sea que se encuentren y brinda recomendaciones en lo que concierne al mantenimiento y los trabajos a realizar con el objetivo de prolongar su vida útil", explicó a la AFP una responsable del constructor aeronáutico. "Después, son las autoridades del país concernido las que deciden" el camino a seguir, añadió.

En el caso del avión de carga que se estrelló en Juba, Antonov se encontraba en contacto con las autoridades tayikas, según la misma fuente.

AFP