El gobierno y las fuerzas de seguridad son "responsables del derramamiento de sangre" durante la semana de protestas en Irak, que dejó un centenar de muertos, denunció el viernes el gran ayatolá Ali Sistani.

El dignatario, la más alta autoridad religiosa para la mayoría de los chiitas de Irak, dio en su predicación del viernes "dos semanas" a las autoridades para que anuncien los resultados de la investigación de las 100 muertes, según un balance oficial, ocurridas desde el comienzo de las protestas, el 1 de octubre.

Las manifestaciones en Irak empezaron con demandas para terminar con la corrupción rampante y el desempleo crónico, pero se intensificaron con llamados a una revisión completa del sistema político.

Las marchas, que no tenían precedente por su aparente espontaneidad e independencia en una sociedad profundamente politizada, fueron particularmente sangrientas, con más de 100 personas muertas y 6.000 heridos en una semana.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes