Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El Banco Central de Brasil podría mantener el ritmo de recortes de su tasa básica gracias a la rápida caída de la inflación y el impacto moderado de la crisis política, según se desprende de sus actas

(afp_tickers)

El Banco Central de Brasil indicó el martes que podría mantener el ritmo de recortes de su tasa básica gracias a la rápida caída de la inflación y el impacto hasta ahora moderado de la crisis política sobre la actividad económica.

El Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco Central redujo la semana pasada la tasa Selic en un punto porcentual, a 9,25%, en su séptimo recorte consecutivo.

La Selic, principal instrumento de lucha contra la inflación, cayó así por primera vez desde octubre de 2013 por debajo del 10%. En octubre pasado se situaba en 14,25%, en un contexto que combinaba elevados índices inflacionarios y una economía confrontada a la peor recesión de su historia.

En sus actas divulgadas el martes, el Copom afirma que para su próxima reunión, el 6 de septiembre, encara "una posible flexibilización de la misma magnitud" que la realizada la semana pasada.

Pero ello "seguirá dependiendo de la evolución de la actividad económica, del balance de riesgos (...) y de las proyecciones y expectativas de inflación", apunta.

El Copom admite que "el reciente aumento de la incertidumbre sobre el ritmo de la aplicación de reformas y ajustes en la economía impactó negativamente en los índices de confianza de los agentes económicos".

"Pero la información disponible sugiere que el impacto de esa caída de la confianza en la actividad ha sido, hasta el momento, limitado".

El gobierno del presidente conservador Michel Temer impulsa un duro programa de ajustes para tratar de recuperar la confianza de los inversores, pero el avance de esas reformas se vio ralentizado por las denuncias de corrupción contra el mandatario.

Las expectativas de inflación se mantuvieron pese a todo por debajo del centro de la meta inflacionaria del Banco Central, de 4,50%. En 2015, el IPCA se había disparado a 10,67% en 2015 y en 2016 había llegado a 6,20%.

Así y todo, los operadores de mercado aumentaron esta semana de 3,33% a 3,40% su proyección de aumento de precios (índice IPCA), pero la mantuvieron sin alteraciones, en 4,20%, para 2018.

La economía brasileña debería crecer por su lado en torno a 0,30% este año, superando dos años seguidos de una contracción que amputó el PIB de la principal economía latinoamericana en más de 7%.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP