Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Fachada del Banco Central de Brasil en Brasilia, el 29 de mayo de 2012

(afp_tickers)

El Banco Central de Brasil (BCB) se apresta a recortar nuevamente el miércoles su tasa de referencia, actualmente en 13% anual, en un escenario de fuerte reducción de las expectativas inflacionarias pero con una actividad económica que tarda en despegar, estiman analistas.

El recorte, que sería el cuarto desde octubre, debería ser de 0,75 puntos porcentuales, similar al de enero, según las expectativas del mercado.

Ese recorte superó el mes pasado las expectativas, pero ahora es considerado conservador por sectores productivos, impacientes por la demora del país para salir de su peor recesión en más de un siglo.

"Aun cuando el sector empresarial presione al gobierno por un recorte más agresivo, predomina en el mercado la expectativa de un nuevo corte de 75 puntos base", escribió en un informe la consultora Guide en Sao Paulo.

El último boletín semanal Focus -que elabora el Banco Central consultando a un centenar de analistas y operadores de mercado- apuesta efectivamente por esa reducción, que dejaría la tasa en 12,25% al año. Prevé igualmente otros recortes, que la llevarían a 9,5% a fines de 2017.

Una prudencia excesiva para muchos analistas, que destacan que la inflación, que había llegado a 10,67% en 2015, cayó a 6,29% en 2016 y será este año equivalente o incluso inferior al centro de la meta de 4,5% establecida por el BCB, de acuerdo tanto con la institución como con el mercado.

La mayor economía de América Latina enfrentó una letal combinación de recesión e inflación, con una contracción del PIB de 3,8% en 2015 y de por lo menos 3,5% en 2016 (los datos oficiales se conocerán en marzo).

El Banco Central, sin embargo, priorizó el combate a la inflación con un ciclo de alza de tasas que llegó a 14,25% en julio de 2015 y se mantuvo en esa cima hasta octubre de 2016, cuando inició una etapa de expansión monetaria.

Hoy, la mayor preocupación se orienta a reanimar la economía y dar un respiro a los 12 millones de desocupados (12% de la población activa).

- 'La economía no necesita solo de indicadores' -

"Estimamos que el recorte será de 0,75 puntos, es la cifra de consenso, aunque lo ideal sería de 1%", declaró a la AFP Fulvio de Andrade, responsable del área de análisis de la corredora Walpires en Sao Paulo.

"Hay espacio para ese recorte, que sería muy positivo desde el punto de vista de lo que el país necesita. Sin embargo hay intereses, principalmente de los grandes bancos, para que eso no ocurra tan rápidamente. Un recorte de un punto daría un choque más potente en dirección de lo que se necesita", explicó.

"La economía no necesita sólo de indicadores, sino de la confianza entre los empresarios para volver a invertir", insistió.

Empresarios y sectores sindicales han insistido en que el Banco Central lleve adelante recortes más audaces de la tasa de interés para estimular las inversiones a través del acceso a los créditos.

El gobierno conservador del presidente Michel Temer impulsa un programa de medidas de austeridad para reequilibrar las cuentas públicas y recuperar la confianza de los inversores.

El gigante latinoamericano, que hasta hace unos años era la gran promesa de las economías emergentes, llegó a perder a fines de 2015 el grado de inversión a manos de grandes agencias internacionales de calificación como Standard and Poor's y Moody's.

Para 2017 el Banco Central proyectó un modesto crecimiento económico de 0,8% mientras Focus prevé una expansión menor, del 0,48%, de acuerdo a su último informe.

AFP