Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La sede del Banco Central de Brasil durante una protesta en Sao Paulo el 7 de junio de 2016

(afp_tickers)

El Banco Central de Brasil (BCB) admitió el jueves que podría acelerar el recorte de las tasas de interés, en momentos en que la inflación retrocede rápidamente pero la economía da pocas señales de reanimación.

"La consolidación de un escenario de desinflación más difundida (...) fortalece la posibilidad de una intensificación moderada del ritmo de flexibilización de la política monetaria respecto al ritmo de las dos últimas reuniones del Comité de Política Monetaria (Copom)", señaló la institución en su Informe Trimestral de Inflación.

El Copom procedió en febrero al cuarto recorte consecutivo de su tasa básica Selic, llevándola de 14,25% en octubre del año pasado a 12,25%. Los dos últimos recortes fueron de 0,75 porcentuales.

En la próxima reunión del Copom, el 11 y 12 de abril, el recorte podría llegar a un punto porcentual, de acuerdo con analistas.

La expectativa del mercado es que la Selic llegue a fin de año a 9%, según el último informe Focus elaborado semanalmente por el BCB con más de un centenar de inversores y analistas.

La presión inflacionaria aflojó notoriamente en los últimos meses, sorprendiendo a los analistas.

El alza de precios (índice IPCA) acumulado en doce meses fue en febrero de 4,76%, después de haber cerrado 2015 con un incremento de 10,67% y 2016 con un aumento de 6,29%.

La expectativa del mercado es que en 2017 el IPCA aumente 4,12%, por debajo del centro de la meta del BCB (4,5%).

Los sectores productivos claman por una rápida reducción de las tasas, que se sitúan entre las más altas del mundo, a fin de incentivar la inversión y el consumo en un país sumido en la peor recesión de su historia, con una contracción de 7,2% de su PIB entre 2015 y 2016 y un índice de desempleo que se sitúa en nivel récord, de casi 13%.

Según las proyecciones oficiales, el ciclo recesivo debería concluir en 2017, pero con un crecimiento escuálido, de apenas 0,5%.

El gobierno conservador de Michel Temer ha centrado hasta el momento sus esfuerzos en una política de recortes presupuestarios, a fin de recuperar la confianza de los mercados.

AFP