Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un hombre mira una pantalla en la Bolsa de Sao Paulo el 22 de septiembre de 2015

(afp_tickers)

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, aseguró el miércoles no prever un "impacto serio" de las dificultades económicas de América Latina en la banca europea.

En unas declaraciones en Madrid al término de una reunión de responsables de los bancos centrales de Latinoamérica y de la eurozona, Linde afirmó que la situación en Brasil, que se encamina a su peor recesión desde los años 1930, es "una preocupación para todos". "Dicho esto, no creemos que la situación vaya a tener un gran impacto, un impacto serio. Esta no es una preocupación particular en este momento", agregó.

Los dos mayores bancos de España por capitalización bursátil, Santander y BBVA, contaron con su fuerte implatación en las economías emergentes latinoamericanas para ayudarse a sortear cinco años de crisis económica en su país, que regresó al crecimiento a finales de 2014.

Ese escudo se está convirtiendo en un lastre ahora que la economía de Brasil, la mayor de América Latina, se contrae, cae el precio de las materias primas y se debilitan las divisas desde Colombia a Chile. El banco Santander genera una quinta parte de sus beneficios en Brasil, ahora sacudido por una crisis política atizada por un escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras, a la que se suma una caída de la demanda de China.

El resto del continente se enfrenta también en mayor o menor medida a dificultades económicas. Chile y Perú, entre los mayores productores mundiales de cobre y zinc, vieron temblar sus ingresos procedentes de las exportaciones a medida que caía el precio de los metales, mientras Argentina se debate con sus acreedores y México lucha para reactivar el crecimiento.

AFP