Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, habla sobre la política monetaria el 7 de octubre de 2015 en Tokio

(afp_tickers)

El Banco de Japón (BoJ) decidió este miércoles mantener sin cambios su política monetaria actual, incluso si el archipiélago ha registrado un retroceso de los precios al consumo en agosto por primera vez en más de dos años.

Los nueve miembros del comité de política monetaria recondujeron, por ocho votos contra uno, su programa de compra de activos, a razón de 80 billones de yenes anuales (592.000 millones de euros, 667.000 millones de dólares).

Las expectativas sobre un gesto del banco central se centran ahora en su reunión del 30 de octubre, cuando la institución monetaria debe, según los medios de comunicación, revisar negativamente sus previsiones de crecimiento y de inflación.

"La economía japonesa continúa recuperándose moderadamente", indicó la institución monetaria en un comunicado casi idéntico al del mes de septiembre. "Las exportaciones y la producción industrial se ven afectadas por la desaceleración de las economías emergentes", especialmente de China, añade.

El BoJ explicó además que el consumo de los hogares va bien "en un contexto de mejora de las condiciones laborales y de los ingresos" y de la inversión de las compañías.

El gobernador del banco central, Haruhiko Kuroda, busca alcanzar un objetivo de inflación del 2% en 2016, una cifra que los economistas estiman irreal, máxime cuando la evolución de los precios oscila actualmente en torno a cero.

El Fondo Monetario Internacional redujo el martes sus previsiones de crecimiento de Japón en 2015 y 2016 e instó al gobierno del primer ministro, Shinzo Abe, a actuar para encarrilar la trayectoria de la deuda, que duplica el PIB nacional, "basándose en hipótesis económicas realistas" y a lanzar reformas estructurales.

Según las nuevas proyecciones, el Producto Interiro Bruto (PIB) de Japón crecerá un 0,6% este año y un 1% en 2016, en ambos casos dos décimas menos que en las previsiones de abril. En 2014, la economía nipona se había contraído un 0,1%.

AFP