El presidente del Banco Mundial, David Malpass, pidió este jueves a China que abra más su economía y reduzca las subvenciones públicas, unas demandas similares a las de Estados Unidos, inmerso en una guerra comercial con el gigante asiático.

"China podría mejorar su legislación, dejar que el mercado tenga un papel más decisivo asignando recursos como la deuda y las inversiones, reducir subsidios para las empresas estatales (...) y retirar barreras a la competencia", afirmó Malpass.

"Es difícil conseguirlo, pero es vital para reducir la desigualdad y para construir mejores niveles de vida", añadió.

Malpass hizo estos comentarios tras una reunión con el primer ministro chino Li Keqiang y los responsables de otras instituciones internacionales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización Mundial de Comercio (OMS).

"Alenté nuevas reformas y más liberalización", explicó.

El gobierno chino está intentado reactivar su economía, que en el tercer trimestre de este año creció a su ritmo más lento en casi tres décadas, en un contexto de caída de la demanda de sus exportaciones y bajo la amenaza de una crisis de deuda.

El presidente del Banco Mundial también pidió a China que resuelva sus conflictos comerciales y mejore la transparencia de sus sistemas de crédito para evitar un crecimiento a la baja en los próximos años.

La economía china está dominada por grandes empresas públicas que controlan sectores clave como la energía, la aviación y las telecomunicaciones y donde no hay lugar para las empresas privadas.

Los socios comerciales de China también se quejan de la falta de equilibro comercial y de lo que consideran el robo de propiedad intelectual.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes