Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El Banco Central de Brasil el 7 de junio de 2016 en Sao Paulo

(afp_tickers)

Brasil cerrará 2016 con una inflación de 6,9%, lejos del 10,7% del año pasado, y la tasa caerá a 4,7% en 2017, según proyectó el Banco Central en su último informe trimestral este martes.

La entidad rectora del sistema financiero ajustó al alza su estimación para los precios al consumidor este año -el reporte anterior calculaba 6,6%-, y anticipó que luego se desacelerarán hasta llegar a 4,2% en el segundo trimestre de 2018, año de elecciones presidenciales.

No obstante, los operadores del mercado siguen anticipando un panorama menos benévolo: inflación de 7% en 2016 y de 5,5% en 2017 y en 2018.

El banco señaló que adoptará "decisiones futuras de política monetaria con vistas a asegurar la convergencia de la inflación para la meta de 4,5% establecida por el Consejo Monetario Nacional para 2017".

En mayo los precios aumentaron 0,78% y pasaron a acumular un 9,32% anual, en una delicada combinación de inflación con recesión que mantiene encendidas las alarmas en el gigante latinoamericano, donde el desempleo está en niveles récord del 11,2% con 11,4 millones de personas sin trabajo.

"Hay avances en el combate a la inflación, pero su continuidad depende de ajustes principalmente fiscales", dijo en relación al capítulo más espinoso del panorama macroeconómico actual.

Precisamente el Congreso aceptó aprobar en mayo una meta presupuestaria que prevé un gigantesco déficit de las cuentas públicas de 163.942 millones de reales (unos 48.000 millones de dólares) para este año.

Esa meta fiscal reflejó que lo peor de la crisis está lejos de haber quedado atrás y que la fuerte expansión del gasto público y la caída de la recaudación siguen articulando un escenario negativo que tiene pocos antecedentes.

El año pasado el PIB brasileño se derrumbó 3,8% y todo indica que ese desempeño continuará en 2016, lo que supondrá el primer bienio de recesión en más de 80 años.

"El escenario no permite trabajar con una hipótesis de flexibilización de las condiciones monetarias", explica el informe.

"Respecto al crecimiento del PIB, la proyección para 2016, de acuerdo con el escenario de referencia, es de -3,3%, siendo 2 puntos porcentuales mayor que la estimación considerado en el informe anterior", dijo el Banco Central. En el primer trimestre del año, el PIB cayó 0,3%.

El reporte consideró un escenario con un tipo de cambio de 3,45 reales por dólar -actualmente en 3,40- y una tasa de interés de referencia de 14,25%, la misma que la vigente.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP