Navigation

El BCE mantiene su tasa directriz en el 0,15%

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE), comparece ante los medios en septiembre de 2013 en Fráncfort afp_tickers
Este contenido fue publicado el 03 julio 2014 - 12:28
(AFP)

El Banco Central Europeo (BCE) mantuvo este jueves su tasa directriz de interés en el 0,15%, el nivel más bajo de su historia, en el que se encuentra desde el mes pasado, con el fin de alentar el crecimiento y la inflación en la Eurozona, anunció un portavoz.

El instituto emisor cumplió en su reunión mensual de política monetaria con las expectativas del mercado. Nadie esperaba una nueva medida de flexibilización monetaria tras la decisión de junio de reducir la tasa directriz del 0,25% al 0,15%.

"Después de los fuegos artificiales de junio, el BCE se va a retener" en su nueva reunión de política monetaria en Fráncfort (oeste de Alemania), donde tiene su sede, estimaba antes de la reunión el economista Carsten Brzeski, del banco ING. Su colega del banco Berenberg Christian Schulz, coincidía: "cualquier flexibilización adicional (...) sería una enorme sorpresa".

En junio, el BCE también llevó a terreno negativo la tasa de depósitos (-0,1%), aplicada a la liquidez que los bancos dejan durante 24 horas en las arcas del instituto emisor de la Eurozona.

Aparte, el BCE anunció en junio otras medidas con las que quiere animar a los bancos a prestar más dinero a las empresas y los hogares, como la prolongación de los créditos ilimitados a corto plazo y un préstamo a muy largo plazo en condiciones ventajosas de unos 400.000 millones de euros. Este último programa, conocido como 'TLTRO', empezará en septiembre.

El BCE anunció también que está trabajando en un programa de compra de activos vinculados a créditos (o ABS, como se los conoce técnicamente).

Estos anuncios necesitan aún algunas aclaraciones, según Marco Valli, economista jefe para la zona euro de UniCredit, que espera detalles sobre los préstamos a muy largo plazo. En el mismo sentido, Sylvain Broyer, de Natixis, cree que el instituto emisor "querrá tal vez (...) volver a precisar la naturaleza y la utilidad de las decisiones tomadas. Hay mucha pedagogía por hacer" sobre los préstamos a muy largo plazo a los bancos (TLTRO) o la tasa negativa aplicada a los depósitos, que quiere animar a las entidades a prestar ese dinero en lugar de depositarlo en el BCE.

Desde el anuncio de todas estas medidas, los indicadores en la zona euro no son para tirar cohetes. El crecimiento del sector manufacturero se ha ralentizó en junio, según el índice PMI, publicado por el gabinete privado Markit, y la confianza en la economía se ha degradado ligeramente.

La inflación se mantuvo en junio en el 0,5%, al igual que en mayo, lejos del objetivo del BCE de una cifra cercana al 2%.

Un nivel que "mantiene la presión sobre el BCE para que se plantee medidas de política monetaria no convencionales", según Martin Van Vliet, del banco ING.

Antes de la reunión, el euro cotizaba estable a las 09H00 GMT a 1,3656 dólares, frente a 1,3659 el miércoles por la noche.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.