Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La sede del Banco Central Europeo fotografiada en Fráncfort, Alemania, el 21 de enero de 2016

(afp_tickers)

El Banco Central Europeo (BCE) reiterará el jueves su determinación de impedir cualquier degradación de la economía de la zona euro, pero sin anunciar nuevas medidas a causa de las incertidumbres del Brexit, estiman analistas.

El BCE "querrá convencer a los mercados de que en caso de urgencia puede aún intervenir de manera eficaz", dijo Franck Dixmier, analista de Allianz Global Investors.

A los riesgos globales -ralentización de los países emergentes, caída de los precios del petróleo, tensiones geopolíticas- se suman ahora las incertidumbres provocadas por el referéndum en el cual los británicos se pronunciaron el 23 de junio a favor de salir de la Unión Europea (UE).

Los mercados sufrieron dos días de derrumbes tras la consulta, pero fueron recuperando terreno paulatinamente.

"Las repercusiones de esa decisión sobre el crecimiento de la zona euro aún son imprevisibles", lo cual debería llevar al BCE a optar por el statu quo en materia monetaria, afirma Dixmier.

La institución de Fráncfort adoptó ya un arsenal de iniciativas: tasas de interés de base, préstamos colosales a los bancos y recompra masiva de deuda en los mercados secundarios, en el marco de su programa de flexibilización monetaria.

En junio, empezó a comprar deuda corporativa, por primera vez en su historia.

Sin embargo, "la probabilidad de nuevas iniciativas en los próximos meses ha aumentado de manera significativa", afirma Marco Valli, analista de UniCredit.

La inflación, muy baja desde hace meses, sigue sin despegar, en una señal de debilidad de la actividad económica. En junio fue de apenas un 0,1% interanual, muy por debajo del nivel, "cercano pero inferior al 2%", considerado por el BCE como ideal para conjugar crecimiento y estabilidad de precios.

La perspectiva del Brexit, además, podría alejar esa meta.

El presidente del BCE, Mario Draghi, podría dar algunos indicios sobre las intenciones de la institución tras la reunión de sus gobernadores, en una conferencia de prensa a las 12h30 GMT.

Se prestará igualmente particular atención a cuanto pueda decir sobre la situación de los bancos europeos, en momentos de fuertes preocupaciones por la solidez del sector en Italia.

El Gobierno italiano busca ayudar a esos bancos mediante un mecanismo que no sea descalificado por Bruselas como un instrumento que falsea la competencia y sin que los ahorradores se consideren perjudicados.

El fragmentado sistema bancario italiano, de más de 700 establecimientos, tiene problemas de capitalización y carga con el peso de 360.000 millones de euros de créditos morosos. El índice bursátil de los bancos italianos sufrió en los últimos seis meses un derrumbe del 55%.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP