Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El director general de la compañía sueca de telecomunicaciones, Börje Ekholm, presenta los resultados de la empresa para 2016, en rueda de prensa en Estocolmo, el 26 de enero de 2017

(afp_tickers)

El beneficio de la compañía sueca de equipamiento para telecomunicaciones Ericsson cayó un 86% en 2016, consecuencia de la débil demanda en redes móviles en los países en desarrollo, afectados por la mala coyuntura económica, informó la compañía en un comunicado.

A pesar de ello, las acciones subieron en la bolsa de Estocolmo por la confianza de los inversores en el director general Börje Ekholm, que asegura que su prioridad es "la rentabilidad frente al crecimiento".

En 2016 Ericsson tuvo un beneficio neto de 1.900 millones de coronas suecas (unos 218 millones de dólares), un 86% menos, consecuencia en parte de los grandes costes para financiar la supresión de 3.000 puestos de trabajo en Suecia y de un total de 5.000 en todo el mundo.

La facturación cayó un 10%, hasta 222.000 millones de coronas suecas, menos de lo esperado gracias a efectos de cambio positivos, en un año negro para la compañía que en julio llevó a la dimisión de su director general, Hans Vestberg.

El mercado de redes móviles de alta velocidad ha caído en regiones como América del Sur, Medio Oriente y África, donde la coyuntura macroeconómica es difícil, mientras en Europa y América del Norte este sector parece haber llegado a su nivel de saturación.

AFP