Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

CEl presidente de Estados Unidos, Donald Trump (I), junto a su homólogo chino, Xi Jinping, en West Palm Beach, Florida, el 7 de abril de 2017

(afp_tickers)

El bombardeo de Estados Unidos en Siria contenía un mensaje claro para Corea del Norte y su aliado chino, consideran los expertos, pero éste no bastará para convencer a Pyongyang de renunciar a su programa nuclear.

El hecho de que el presidente Donald Trump ordenara esta acción mientras recibía la visita de su homólogo chino, Xi Jinping, no es tampoco algo anodino, puesto que el caso norcoreano era un punto clave en la agenda de esta primera cumbre entre ambos dirigentes.

Recurrir tan rápidamente a la fuerza contra Siria refuerza las amenazas de Trump, quien en una reciente entrevista publicada por el Financial Times manifestó estar dispuesto a "arreglar" en solitario el problema norcoreano.

Para Kim Yong-Hyun, profesor de la universidad Dongguk, el ataque estadounidense -en reacción a un presunto ataque químico imputado al régimen sirio, que provocó 87 muertos el martes en la localidad rebelde de Jan Sheijun- fue una declaración de intenciones en la que Damasco no era el único destinatario.

"Era una manera de decirle a Pyongyang que hay un nuevo sheriff en la ciudad, y que no dudará en desenfundar (su arma)", dijo.

Corea del Norte, por su parte, no varió una pizca en su retórica, condenando el sábado un "acto de agresión intolerable", que aprueba "un millón de veces" lo justo de su programa nuclear.

- Kim sonriente -

Pyongyang, que quiere poner a Estados Unidos al alcance de sus ojivas nucleares, ha acelerado considerablemente sus programas balístico y nuclear, realizando desde comienzos de 2016 su cuarta y quinta pruebas nucleares. Algunos especialistas creen que una sexta es inminente.

Corea del Norte alude frecuentemente a la amenaza estadounidense para justificar estos programas que, sin embargo, fueron prohibidos por la comunidad internacional.

"El ataque de Trump en Siria no debería tener un impacto significativo sobre una Corea del Norte habituada a la amenaza estadounidense", declaró Joel Wit, del Instituto estadounidense-coreano de la universidad Johns Hopkins.

En 2003, durante la invasión de Estados Unidos a Irak, el exdirigente norcoreano Kim Jong-Il, absolutamente convencido de ser el próximo en la lista, desapareció durante seis semanas.

Su hijo, el actual líder Kim Jong-Un, no tiene ninguna razón para tomar las mismas precauciones, declaró Chang Yong-Seok, investigador del Instituto de estudios para la paz de la universidad nacional de Seúl.

"El ataque en Siria no debería impresionarlo, puesto que dispone de armas nucleares", dijo.

Era éste probablemente el mensaje que Pyongyang buscaba enviar al difundir fotos de su líder sonriente durante una visita a un lugar de cultivo de hongos.

Por lo tanto, la cuestión más importante es el impacto del ataque estadounidense sobre China, el aliado más cercano de Pyongyang, el país que mantiene económicamente a flote al régimen norcoreano, y por lo tanto quien tiene la mayor influencia sobre su turbulento vecino.

- 'Grandes desastres' -

Al igual que sus predecesores, Trump aspira a que China haga más frente a Pyongyang. Pero, ha ido más lejos que los anteriores presidentes estadounidenses al amenazar con arreglar él "solo" el problema, si China no lo hace.

En este contexto, el ataque en Siria podría tener un mayor eco en Pekín que en Pyongyang.

"El mensaje detrás del ataque es decir que la administración Trump no se limitará a hablar. Actuará", declaró Wang Dong, de la universidad de Pekín.

China se molesta con las provocaciones norcoreanas, puesto que fundamentalmente sigue temiendo las repercusiones geopolíticas del hundimiento de su vecino, y en particular el advenimiento a su frontera de una Corea (del Sur) alineada con Washington.

"Desde el punto de vista chino, no se ha ido hasta el final en la vía diplomática", estima Wang.

Teniendo en cuenta el arsenal nuclear de Corea del Norte y su posición geopolítica, una acción militar contra Pyongyang podría tener consecuencias dramáticas, según Jia Qingguo, de la universidad de Pekín.

"Un pequeño puntapié podría provocar grandes desastres", dice.

Los medios de comunicación chinos han cubierto ampliamente la cumbre entre Trump y Xi, pero se han mostrado relativamente silenciosos sobre el ataque estadounidense, con excepción del Global Times.

"Se trata de la primera gran decisión de Trump sobre los asuntos internacionales, y da la impresión de haber sido tomada a toda prisa", estimó el diario.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP