Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Miembros de Al Qaida en Siria y sus aliados a la entrada del aeropuerto militar de Abu Duhur, la última base militar en manos del régimen sirio en la provincia de Idlib, después de hacerse los rebeldes con el control, el 9 de septiembre de 2015

(afp_tickers)

El jefe del Frente Al Nosra, el brazo sirio de Al Qaida, llamó este martes a multiplicar los ataques contra Rusia, cuya embajada en Damasco fue blanco de dos obuses, casi quince días después del inicio de la intervención rusa en Siria para apoyar al régimen de Bashar Al Asad.

Dos obuses impactaron este martes contra la embajada de Rusia en Damasco, cuando se desarrollaba una manifestación de apoyo a Moscú. Los proyectiles, disparados por rebeldes islamistas desde los suburbios de la capital, no dejaron heridos, según la embajada.

Este ataque "es un atentado terrorista evidente para intimidar a los partidarios de la lucha contra el terrorismo e impedirles ganar una victoria contra los extremistas", estimó el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov.

El jefe de Al Nosra, Abu Mohamad al Jolani, afirmó en una grabación sonora que la intervención rusa en Siria terminará con una derrota. "La guerra en Siria hará que los rusos se olviden de los horrores vividos en Afganistán (...) Quedarán hechos añicos", aseguró.

"Llamo a los muyahidines (combatientes islamistas) del Cáucaso a apoyar todo lo que puedan al pueblo de Siria. Si el ejército ruso mata a nuestra población, maten a la suya, si mata a nuestros soldados, maten a los suyos. Ojo por ojo", añade Abu Mohamad al Jolani.

Para esto, asegura, los múltiples grupos rebeldes extendidos en toda Siria deben "dejar de lado sus disputas hasta la desaparición y aplastamiento de la cruzada occidental y de la campaña rusa en territorio sirio".

Rusia ha concentrado sus bombardeos en el centro y el norte de Siria, donde se encuentra el Frente al Nosra, sobre todo en las provincias de Idleb y Hama, en las que combatía contra otros grupos islamistas.

- Más de 3 millones de dólares por Asad -

El jefe de Al Nosra llamó también a los rebeldes a atacar las localidades alauitas, secta chií a la que pertenece el presidente Asad.

"Debemos extender la batalla y atacar aldeas nosairis (palabra despectiva para hablar de los alauitas) de Latakia e invito a todas las fracciones rebeldes a juntar el mayor número posible de obuses para golpear a estos pueblos cada día con cientos de proyectiles como lo hacen contra nosotros", dijo.

Asimismo, ofreció más de 3 millones de dólares para quien mate al presidente sirio, Bashar al Asad, y dos por la cabeza del jefe del Hezbolá Hasan Nasralá.

En el terreno, las fuerzas del régimen de Asad sufrieron un revés en su intento de avanzar en el centro de Siria y rodear Jan Cheijun, un bastión de Al Nosra. Se vieron obligadas a retroceder tras intensos combates contra los rebeldes en los que, desde el lunes, murieron 25 personas en las filas progobierno.

Mientras, la aviación rusa anunció el martes que bombardeó 86 "blancos terroristas" en Siria en las últimas 24 horas, lo que equivale a un récord desde el inicio de su intervención militar el 30 de septiembre.

Por otra parte, el presidente ruso, Vladimir Putin, criticó la falta de cooperación de Estados Unidos en el conflicto sirio.

Putin deploró no haber recibido respuesta a las preguntas planteadas a Estados Unidos, sobre qué blancos la aviación rusa debía atacar y cuáles evitar. También dijo que no hay "garantías" de que las municiones lanzadas por Washington en Siria no caigan en manos de "terroristas".

Estados Unidos lanzó el domingo en paracaídas municiones en el norte de Siria a rebeldes de ese país que combaten al grupo Estado Islámico (EI), indicó el lunes un portavoz del comando de las fuerzas estadounidenses en Medio Oriente (Centcom).

El director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abdel Rahman, dijo que ha habido un fortalecimiento del Hezbolá en la provincia de Hama y que miles de combatientes iraníes han llegado al aeropuerto de Hmeimim, al sur de Latakia, utilizado también por la aviación rusa.

En el sur, la artillería israelí bombardeó dos posiciones del ejército sirio en la meseta del Golán en represalia a la caída de dos cohetes en la parte de esa región ocupada por Israel, anunció el ejército hebreo.

AFP