Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Vista del distrito de Lujiazui en Shanghái el 23 de junio de 2016

(afp_tickers)

El Brexit le ofrece a China una oportunidad de oro para hacer negocios ventajosos con el Reino Unido, confrontado a la necesidad de buscar mercados por propia cuenta tras abandonar la Unión Europea (UE), afirmaron el viernes analistas.

"Ahora que el referéndum ya se hizo, me imagino que China se apresurará a aprovechar las oportunidades" que se le presentan, dijo a la AFP Guy de Jonquières, investigador en el European Centre for International Political Economy (Ecipe).

Londres podría verse en una posición negociadora "sumamente vulnerable" si no consigue ratificar rápidamente los acuerdos comerciales con los países de la UE o con otros países, agregó.

Londres y Pekín proclamaron en mayo el inicio de una nueva "edad de oro" de las relaciones bilaterales entre la antigua potencia imperial que en el siglo XIX enviaba sus cañoneras a China y el país asiático convertido hoy en día en la segunda economía mundial.

El comercio bilateral alcanzó el año pasado los 78.540 millones de dólares (casi un 14% del total de los intercambios de China con la UE), con un superávit de más de 40.000 millones a favor de Pekín, según datos de la aduanas chinas.

Una devaluación de la libra esterlina encarecería las importaciones británicas.

Pero desde que el Reino Unido fue admitido en la UE en la década del 70, delegó totalmente en Bruselas la misión de negociar acuerdos comerciales y su ansia por seducir a Pekín podría privarlo de "cualquier tipo de influencia"para equilibrar el diálogo en ese campo, según Jonquières.

El gobierno británico se comporta de una forma que sugiere que está dispuesto (...) a bailar al ritmo de China", agregó.

"La idea de que China puede negociar separadamente un acuerdo que le dé mayor acceso al mercado chino es poco probable", comentó.

Y desde el punto de vista geopolítico, Pekín tiene "una extraordinaria oportunidad para poner una cuña entre Estados Unidos y uno de sus aliados, de hecho su aliado más cercano en Europa", prosiguió el investigador.

- Oportunidades de gangas -

Muchas firmas extranjeras consideraban hasta ahora al Reino Unido como una plataforma desde la cual operar a escala europea, pero el Brexit podría obligarlas a revisar esa estrategia.

"Será difícil (para China), como inversor, seguir considerando a la UE y al Reino Unido como un todo", dijo Cui Hongjian, director del departamento de Estudios Europeos del Instituto Chino de Investigaciones Internacionales.

Pero los inversores chinos están fuertemente "centrados en las adquisiciones" y podrían aprovechar la posición de debilidad de sus interlocutores para regatear precios, señaló Christopher Balding, profesor de economía política de la Business School HSBC de la Universidad de Pekín.

El ministro británico de Finanzas, George Osborne, que hizo campaña contra el Brexit y ahora ve su futuro político comprometido, trató durante años de convertir a Londres en una plataforma internacional de operaciones en yuanes.

El Reino Unido fue el primer país occidental en emitir deuda nominada en yuanes y el banco central chino realizó en 2015 en Londres su primera emisión exterior de deuda en yuanes.

Pero esa posición privilegiada "podría verse amenazada por una salida (del reino Unido) de la UE", advirtió antes del referéndum John Goodrich, editor de la televisión estatal china CCTV, en la página internet de la cadena.

Londres tiene los mayores depósitos de yuanes en Europa, "pero la fortaleza de la City como hub financiero fuera es incierto" tras la partida de la UE, agregó.

- Los otrora amos del mundo -

La portavoz de la diplomacia china, Hua Chubying, afirmó el viernes que Pekín respeta el resultado del referéndum y que buscará una "perspectiva estratégica a largo plazo" en sus relaciones con la UE y con Londres.

"Una Europa próspera y estable es del interés de todos", señaló.

Pero el portal del diario oficial China Daily afirmó tras conocerse el resultado de la consulta que la negociación de un nuevo acuerdo con China podría absorber el trabajo de 500 funcionarios británicos durante diez años.

Las relaciones bilaterales conocieron tropiezos y malentendidos, como el que se produjo el mes pasado durante una visita a Londres del presidente Xi Jinping, cuando la reina Isabel afirmó, sin darse cuenta de la estaban filmando, que en la delegación china había muchos funcionarios "muy maleducados".

La salida de la UE permitirá una "cooperación mayor" entre los dos países, estimó Liang Haiming, economista jefe de una firma de inversiones china, en una columna publicada en el diario oficial chino Global Times.

"El país que otrora fue amo del mundo" es "menos influyente hoy en día" y necesita cooperar con China en el ámbito global, explicó, antes de preguntarse: "¿Será entonces realmente algo malo que el Reino Unido se separe de la UE?".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP