Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Vista de la sede del despacho de abogados Mossack Fonseca en Ciudad de Panamá, el 9 de mayo de 2016

(afp_tickers)

El edificio de vidrios polarizados del bufete de abogados Mossack Fonseca, protagonista de los papeles de Panamá, terminó convirtiéndose en atracción turística, mientras el país busca eliminar su imagen de paraíso fiscal un año después de que estallara el escándalo.

Situada en el corazón de la moderna área bancaria de la capital panameña, la sede del bufete Mossack Fonseca pasó a ser una parada para los turistas que iban a tomarse 'selfies' frente al rótulo de la firma, cuyos documentos expusieron maquinaciones financieras de ricos y famosos de todo el mundo para evadir impuestos.

El presidente ruso, Vladimir Putin, el futbolista argentino Lionel Messi o el cineasta español Pedro Almodóvar aparecieron entre los clientes del despacho.

El rótulo de Mossack Fonseca ya no luce frente al inmueble, aunque la firma de abogados, con 40 años de historia, continúa operando con una parte del equipo que tenía el 3 de abril de 2016, cuando un consorcio periodístico internacional expuso los llamados papeles de Panamá.

Se trata de una filtración de documentos que reveló cómo numerosas sociedades 'offshore', creadas por este despacho para personas de todo el mundo, fueron presuntamente utilizadas para evadir impuestos o esconder dinero ilícito.

Antes del escándalo trabajaban para Mossack Fonseca unas 600 personas en todo el mundo, incluido Panamá. Un año después, no llegan a 200.

El caso está bajo investigación de la fiscalía, aunque no hay procesados ni detenidos en Panamá. Sin embargo, los fundadores del bufete, Jürguen Mossack y Ramón Fonseca, están presos en el país canalero, pero por el escándalo de corrupción brasileño Lava Jato.

- ¿Complot internacional? -

"No se blanqueó dinero, se constituyeron sociedades dentro del marco de la ley", aseguró a la AFP la abogada Marlene Guerra, representante de Mossack Fonseca.

"Mientras nosotros estamos dialogando sobre lo ocurrido, el resto de las firmas en Panamá y el mundo lo siguen haciendo tal cual. Consideramos que es justicia selectiva", dijo Guerra.

Según la abogada, el 70% de los clientes de Mossack Fonseca a nivel global "se fueron para Estados Unidos".

Con un canal interoceánico y un crecimiento económico cercano al 5% en 2016, Panamá tiene una economía dolarizada basada en servicios, que aportan el 83% de su Producto Interior Bruto (PIB). La creación de sociedades solo representa el 1% del PIB.

"Los papeles de Panamá no dijeron nada que no supiéramos, (pero) ni un solo dólar de esos (de las sociedades constituidas) está en Panamá, están en bancos de Gran Bretaña, Miami, Nueva York", afirmó recientemente el jefe de gabinete del Ministerio de Economía y Finanzas de Panamá, Ricardo Zubieta.

Muchos en Panamá consideran que todo se trata de un 'complot' para dañar la imagen del país y beneficiar a plazas financieras de EEUU y Europa que se dedican al mismo negocio.

"Estamos viviendo un nuevo orden que se impone en el mundo y en el cual Panamá había permanecido convenientemente oculto", dijo a la AFP el economista Francisco Bustamante, que trabajó para el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

"Al margen de que sea o no un complot internacional, lo relevante es cómo el país va a manejar estos escándalos", añadió.

- Lavado de imagen -

Tras los papeles de Panamá, Francia reincorporó al país panameño en su lista de paraísos fiscales.

Por otra parte, este Estado centroamericano forma parte de la lista provisional de la Unión Europea sobre "jurisdicciones no cooperativas en materia fiscal".

El Gobierno panameño ha buscado mejorar su imagen internacional mediante reformas para blindar su centro financiero. Además, firmó un acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para intercambiar información fiscal de manera automática con más de un centenar de países a partir de 2018.

"Panamá cumple con los más altos estándares internacionales en materia de transparencia fiscal. Nosotros aspiramos a que eso sea reconocido por nuestros socios y países amigos", declaró recientemente a la AFP la vicepresidenta y ministra panameña de Exteriores, Isabel de Saint Malo.

No obstante, las revelaciones de hace un año continúan golpeando la imagen de Panamá, dijo Carlos Guevara Mann, catedrático de Ciencia Política de la Florida State University.

"Al país no se le toma seriamente en el ámbito internacional, sobre todo por la incapacidad de sus organizaciones judiciales para investigar y procesar adecuadamente este y otros casos de suma gravedad", expresó Guevara Mann a la AFP.

Mientras tanto, uno de los camareros de un restaurante cercano al bufete lamenta la caída de Mossack Fonseca: "Esos eran los que nos llenaban a nosotros, ahora está vacío", dice mientras señala el interior del local.

AFP