Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, habla en el Congreso Mundial del Móvil, este lunes 27 de febrero en Barcelona

(afp_tickers)

El Congreso Mundial del Móvil (MWC), organizado por el consorcio global de operadores GSMA, abrió oficialmente sus puertas en Barcelona el lunes, marcando el inicio de cuatro jornadas consagradas a la evolución de la tecnología móvil en el mundo.

El evento, una referencia global al igual que el Consumer Electronic Show (CES) de Las Vegas, espera recibir más de 100.000 personas, llegadas para ver las novedades presentadas por unos 2.000 expositores presentes este año.

Operadores móviles, proveedores de tecnología de redes, fabricantes de teléfonos o empresas emergentes provenientes de 200 países intercambiarán pareceres durante cuatro días sobre la veloz evolución que experimenta el sector desde hace años.

El inicio del congreso fue convulso debido a varios cortes de tráfico ocasionados por protestas de sindicatos estudiantiles que quemaron neumáticos en varias arterias de Barcelona, provocando congestiones a primera hora de la mañana.

- Más allá de la telefonía -

El Congreso fue precedido el domingo por la noche por una cena oficial presidida por el rey de España Felipe VI.

Junto a las presentaciones de los últimos modelos de grandes marcas como Huawei y LG, dos antiguos gigantes del sector como Nokia y Blackberry intentaron volver también con el lanzamiento de sus nuevos dispositivos.

Nokia supo atraer interés relanzando su popular 3310, sacado del mercado en 2005, pero que esta vez cuenta con acceso a internet.

Reflejo del papel central jugado por las redes móviles en la transformación digital, el MWC muestra en sus pasillos cada vez más vehículos, drones y otras aplicaciones, al lado de avances más tradicionales, como la tecnología para implementar la nueva generación 5G de conexiones inalámbricas superrápidas.

De hecho, en su discurso inaugural el rey afirmó que "el desarrollo de 5G, la quinta generación de tecnología móvil, anuncia una nueva revolución en nuestras vidas y economías" por los nuevos servicios que hará posibles como los coches sin conductores.

Signo también de la convergencia con los contenidos, muchos protagonistas del sector, como el presidente de Netflix, ofrecerán charlas durante el MWC.

Con las ventas de teléfonos móviles estancadas en los mercados desarrollados, la batalla se desplaza a otros dispositivos conectados y al despliegue de tecnologías emergentes como la realidad virtual o la inteligencia artificial.

El domingo los fabricantes de móviles, con la excepción de Apple que como es tradición no asiste al evento en Barcelona, presentaron nuevos teléfonos inteligentes, salvo el número uno mundial Samsung, que desvelará su Galaxy S el mes entrante.

El MWC mantendrá abiertas sus puertas hasta el 2 de marzo.

- Protestas estudiantiles -

El rey también destacó que la cita anual se daba gracias a "la cooperación y coordinación entre el Ayuntamiento de Barcelona, la Generalitat de Cataluña, el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital y la GSMA", un comentario que no pasó desapercibido en medio de las tensiones entre el gobierno independentista catalán y Madrid.

El MWC es uno de los principales eventos del año en Barcelona y esta edición tendrá un impacto de 465 millones de euros para la ciudad, según sus organizadores.

Pero también suele ir acompañado de protestas de diferentes colectivos que aprovechan la dimensión del congreso para hacer escuchar sus protestas. El año anterior, los trabajadores del metro convocaron huelgas que entorpecieron la movilidad de los asistentes.

Este lunes a primera hora de la mañana, grupos de una veintena de personas cortaron tres de las principales vías de acceso a Barcelona, quemando incluso neumáticos en medio de la calzada, informó una portavoz de la policía local.

Según las imágenes difundidas por los sindicatos estudiantiles, los manifestantes llevaban pancartas promocionando la huelga que celebrarán el jueves, coincidiendo con el cierre del MWC, para exigir una reducción del 30% de las tasas universitarias.

Una asociación de taxistas también amenazó con boicotear el congreso si, como ha ocurrido otros años, conductores privados sin licencia les hacen la competencia ofreciendo servicios de transporte a los asistentes del evento.

AFP