Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Miembros del Consejo de Seguridad de la ONU votan en Nueva York el 5 de agosto de 2017

(afp_tickers)

El Consejo de Seguridad de la ONU adoptó por unanimidad el sábado nuevas y severas sanciones contra Corea del Norte, que incluyen una prohibición de importar bienes de ese país, privando a Pyongyang de 1.000 millones de dólares en ingresos anuales.

Las medidas, impulsadas por Estados Unidos, son las primeras de ese alcance impuestas contra Corea del Norte desde que asumió el presidente Donald Trump y ponen de relieve la voluntad de China de castigar a su aliado.

Estados Unidos negoció la nueva propuesta con China, principal socio comercial y aliado de Corea del Norte, después de que Pyongyang lanzara el 4 de julio un misil balístico intercontinental.

Trump agradeció el sábado a China y Rusia su apoyo a la propuesta. "El presidente aprecia la cooperación de China y Rusia para asegurar la aprobación de esta resolución", señala el comunicado de la Casa Blanca.

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, busca aprovechar este domingo la cumbre anual de los países del sudeste asiático para aumentar la presión sobre Corea del Norte.

Tillerson se encuentra en la capital filipina para asistir al foro de la ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático) y estará por primera vez en la misma sala que su par norcoreano, Ri Hong-Yo, presente en Manila a pesar de las presiones de Washington para que no fuera invitado.

Está previsto que Tillerson se entreviste con el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, y el chino, Wang Ki, todos ellos actores clave en la crisis nuclear norcoreana. El departamento de Estado ya había excluido previamente cualquier discusión directa entre Tillerson y su homólogo norcoreano.

La presión por adoptar medidas punitivas aumentó cuando el régimen de Kim Jong-Un afirmó que "todo el territorio continental de Estados Unidos" está a su alcance tras realizar un nuevo ensayo misilístico el 28 de julio.

Con las nuevas sanciones, Corea del Norte perderá un tercio del ingreso de sus divisas externas, que ascienden a 3.000 millones de dólares anuales, de acuerdo con un diplomático cercano a las negociaciones.

La resolución 2371 quiere impedir que Corea del Norte obtenga divisas, sobre todo de los sectores del carbón, el hierro y la pesca y pretende obligar a Pyongyang a sentarse a la mesa de negociaciones tras su ensayo de misil intercontinental el 4 de julio, considerado por las grandes potencias como una amenaza para la seguridad mundial.

La resolución "permite enviar un mensaje fuerte al régimen norcoreano", dijo la embajadora estadounidense ante las Naciones Unidas, Nikki Haley. Pyongyang deberá tomar conciencia de "las privaciones que ha elegido infligir" a su propio pueblo, señaló.

- Cambiar el 'statu quo' -

Estas sanciones "son las más fuertes infligidas a un país en una generación", dijo Haley ante el Consejo tras la votación.

Tras los ensayos es "más urgente que nunca poner fin a los programas nuclear y balístico norcoreano y de llevar a Pyongyang a la mesa de negociaciones", aseguró su homólogo francés, François Delattre.

Según Delattre, las nuevas sanciones "pretenden claramente cambiar el statu quo". "Muestran la unidad y la determinación del Consejo de Seguridad", agregó.

China y Rusia habían mostrado previamente resistencia a la propuesta estadounidense, argumentando que el diálogo era el camino para persuadir a Pyongyang de detener sus programas militares.

El embajador de Pekín ante la ONU, Liu Jieyi, consideró que la resolución "no tiene la intención de causar un impacto negativo" al pueblo norcoreano, y subrayó que el texto insta a un regreso a las negociaciones para la desnuclearización de la península coreana.

"El hecho de que el Consejo adopte esta resolución en forma unánime demuestra que la comunidad internacional está unida en su posición respecto al tema nuclear en la península", agregó.

El representante ruso Vasily Nebenzia destacó en tanto que las sanciones "no pueden ser un fin en sí mismo", sino más bien "una herramienta para comprometer al país en conversaciones constructivas".

- Lo que viene -

Las nuevas sanciones intentan impedir las exportaciones norcoreanas de hierro, mineral de hierro, plomo, mineral de plomo, pescados y crustáceos. Las sanciones no incluyen, en cambio, la venta de productos petroleros a Corea del Norte.

La resolución también prevé la prohibición de emprendimientos comunes entre firmas extranjeras y norcoreanas y el cese de cualquier inversión suplementaria a las ya existentes.

El texto aprobado incluye asimismo la prohibición de que Corea del Norte aumente el cupo de trabajadores de ese país en el extranjero. Las naves norcoreanas que violen resoluciones de la ONU no podrán entrar en ningún puerto del mundo.

Entre las nuevas medidas vinculadas al sector financiero, el Banco de Comercio Exterior de Corea del Norte, encargado de las operaciones en divisas extranjeras, fue incluido en una lista negra de entidades cuyos haberes fueron congelados desde la primera serie de sanciones.

También se endurecieron las restricciones comerciales sobre tecnología para impedir que Corea del Norte adquiera material que podría ser utilizado para sus programas militares.

La nueva ministra surcoreana de Relaciones Exteriores tendió el sábado la mano a Pyongyang declarándose dispuesta a mantener negociaciones con su homólogo del norte.

"Si hay una oportunidad, debemos hablar", declaró a periodistas Kang Kyung-Wha al margen de un foro de la Asean en Manila, Filipinas, donde también se espera el jefe de la diplomacia norcoreana, Ri Hong-yo.

- Una decisión inteligente -

El ministro chino de Relaciones Exteriores, Wang Yi, urgió este domingo a Corea del Norte a tomar una "decisión inteligente". "Sería beneficioso para Corea del Norte tomar una decisión adecuada e inteligente", dijo Wang a los periodistas tras hablar de las sanciones con su homólogo norcoreano en Manila.

Wang insistió sin embargo en que las negociaciones eran la única vía para resolver la crisis, después de que Washington dejara la puerta abierta a una acción militar contra el régimen de Kim Jong-Un.

El ministro chino hizo un llamamiento a la reanudación del "Diálogo de los Seis" (China, Estados Unidos, Rusia, Japón y las dos Coreas) para frenar las aspiraciones nucleares de Pyongyang, a pesar de que estas negociaciones se encuentran en un punto muerto desde hace años. "No es fácil pero tenemos que trabajar juntos para ir en esa dirección", añadió.

"Solo el diálogo y las negociaciones son los medios adecuados para solucionar el problema de la península coreana", reiteró.

Los representantes de estos seis países están presentes en la capital filipina, donde se celebra el foro anual de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) que reunirá a partir del lunes a 26 países y la Unión Europea para tratar temas de seguridad en la región Asia Pacífico.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP