Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Miembros del Consejo de Seguridad de la ONU votan en la reunión del 2 de marzo de 2016 para aprobar por unanimidad sanciones más duras contra Corea del Norte

(afp_tickers)

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó el miércoles por unanimidad contra Corea del Norte las sanciones más duras jamás aprobadas, debido a los últimos ensayos nuclear y balístico realizados por el régimen comunista.

Los 15 miembros del organismo aprobaron esta resolución, cuyo proyecto fue presentado por Estados Unidos y apoyado por China, el único aliado de Pyongyang.

La decisión fue inmediatamente elogiada por el presidente estadounidense Barack Obama, quien la considera una respuesta "firme, unida y apropiada" a un ensayo nuclear --el cuarto desde 2006-- y otro de misil realizados por Corea del Norte el 6 de enero y el 7 de febrero respectivamente en violación de varias resoluciones de la ONU.

"La comunidad internacional, que se expresó con una voz única, envió a Pyongyang un mensaje simple: Corea del Norte debe abandonar esos programas peligrosos y elegir un mejor camino para su pueblo", agregó Obama en un comunicado.

La embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas afirmó en el Consejo que, mientras sus habitantes padecen hambre, Pyongyang se embarca en una carrera armamentista.

Esta carrera representa "una amenaza extraordinaria y creciente para la paz y la seguridad", insistió Samantha Power. Hasta, agregó, "estar en condiciones de atacar a la mayoría de los países que integran este Consejo".

El embajador surcoreano Oh Joon dijo que Pyongyang ha gastado unos 4.000 millones de dólares en su programa armamentístico y argumentó que ese dinero podría haber cubierto "40 años" de ayuda humanitaria.

"Simplemente me duele a mí, nos duele a todos, pensar como el régimen ha ido desarrollando armas con personas que pasan hambre", añadió.

Por primera vez los países miembro de la ONU deberán inspeccionar todas las mercancías provenientes de, o destinadas a, Corea del Norte. También deberán prohibir que los barcos sospechosos de trasladar cargas ilegales hacia Corea del Norte hagan escala en sus puertos.

Asimismo la resolución impone más restricciones a las exportaciones norcoreanas para limitar la capacidad del régimen de financiar sus programas militares. Prohíben las exportaciones de carbón, hierro, mineral de hierro, oro, titanio y otros minerales raros de Corea del Norte.

Las sanciones también incluyen el suministro de combustible para aviones y cohetes.

Por otro lado, los estados miembro de la ONU deberán expulsar a los diplomáticos norcoreanos involucrados en contrabando o cualquier otra actividad ilegal.

Relojes de lujo, trineos a motor, vehículos acuáticos y otros objetos de lujo no podrán ser vendidos a Corea del Norte, una medida que tiene como destinataria a la élite de Pyongyang.

Estas sanciones "están entre las más duras jamás adoptadas contra un país", destacó el embajador británico, Matthew Rycroft. "Esto marca un cambio significativo en el Consejo de Seguridad en su conjunto", agregó.

- ¿Cambió la postura china? -

Siete semanas duraron las negociaciones entre Estados Unidos y China para llegar a un acuerdo sobre el paquete de sanciones, pero el impacto real de las mismas dependerá ampliamente de cómo las implemente Pekín.

Japón y Corea del Sur también presionaron en favor de sanciones que --insistieron-- serán mucho más fuertes que las que están en vigor desde 2006.

China teme que ejercer más presión provoque el colapso del régimen más aislado del mundo y cree un caos en su frontera.

Las conversaciones sobre un incremento de las sanciones tuvieron lugar en momentos en que Corea del Sur y Estados Unidos anunciaron planes para desplegar un nuevo sistema de defensa misilístico en la península de Corea.

"Estados Unidos, Corea del Sur y Japón han dejado de externalizar a través de China su política para Corea del Norte", dijo Roberta Cohen, una experta en Corea del Norte en la Brookins Institution.

China, y en menor grado Rusia, "encontrarán fisuras, como siempre", para impedir la implementación total de las sanciones de la ONU, señaló Cohen.

Pero Pekín, "evalúa la evolución de las alianzas, fuertes alianzas militares entre Estados Unidos, Corea del Sur y Japón y se da cuenta de que no puede seguir por el camino actual", agregó.

El embajador chino, Liu Jieyi, dijo que la resolución la resolución deberá "ser una nuevo punto de partida y un trampolín" para reanudar las conversaciones con el objetivo de desmantelar el programa nuclear norcoreano.

Rusia compartió el punto de vista chino. El embajador ruso, Vitaly Churkin, dijo que las sanciones buscan "parar lo más posible la financiación" del programa nuclear para presionar a Corea del Norte a negociar.

De su parte, el departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció sanciones contra dos entidades y 10 personas vinculadas al programa norcoreano, mientras que el Departamento de Estado añadió tres entidades y dos individuos a su lista negra de sancionados.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP