Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un empleado comprobando una de las esclusas del Canal de Panamá el 3 de julio de 2015

(afp_tickers)

El consorcio que realiza la ampliación del Canal de Panamá comenzó a reforzar la nueva estructura tras la aparición de fisuras en un muro de las esclusas, labor que no atrasará la inauguración de la vía, informó el jueves el administrador de la ruta, Jorge Quijano.

Grupo Unidos por el Canal (GUPC), el consorcio encargado del diseño y construcción del tercer juego de esclusas, "ya inició el reforzamiento" de las nuevas instalaciones, dijo Quijano a la AFP.

Según Quijano, el consorcio explicó que las fisuras detectadas semanas atrás, en un muro de la nueva esclusa del lado del Pacífico, se debió "a insuficiencia de refuerzos de acero para soportar las pruebas en condiciones extremas".

Además, al examinar integralmente "todos los quicios (escalones) de ambas esclusas, el contratista considera necesario reforzar preventivamente" varios de esos quicios, tanto en el Atlántico como en el Pacífico, lo que el consorcio ya ha comenzado a realizar, añadió Quijano.

Desde 2007 el canal de Panamá se encuentra en fase de ampliación para que buques de hasta 14.000 contenedores -el triple de carga de su capacidad actual- puedan atravesar la vía, de 80 kilómetros.

Las obras consisten en la construcción de un tercer carril, con un nuevo juego de esclusas, una en el Pacífico y otra en el Caribe.

GUPC inició en junio el proceso gradual de llenado de las nuevas esclusas, lo que le ha permitido comenzar una fase de pruebas electromecánicas con las compuertas de las nuevas estructuras.

Durante esas pruebas se detectó una serie de fisuras por donde se filtraba el agua debido a fallas en el quicio número 3 de las esclusas de Cocolí en el Pacífico.

La Autoridad del Canal de Panamá "recibió confirmación verbal de parte del contratista GUPC que indica que la fecha de entrega de la obra se mantiene para el mes de abril 2016" pero "se espera confirmación formal", dijo Quijano.

La ampliación acumula un año de retraso y su costo final,estimado en 5.250 millones de dólares, podría exceder ese monto por los reclamos de sobrecostos de parte de GUPC, consorcio integrado por la española Sacyr, la italiana Salini Impregilio, la belga Jan de Nul y la panameña Constructora Urbana.

Quijano reiteró que cualquier costo adicional para reparar las fisuras corresponde en su totalidad al contratista, que debe entregar la obra "conforme a las exigencias de calidad y condiciones que establece el contrato".

Con el Canal ampliado, Panamá espera triplicar en una década los cerca de 1.000 millones de dólares que recibe anualmente por el cobro de peajes. Un 5% del comercio marítimo mundial pasa por esta vía, cuyos principales usuarios son Estados Unidos, China y Chile.

AFP