Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El Tribunal Constitucional de Alemania anuncia la sentencia sobre la compra masiva de deuda por parte del BCE, el 21 de junio de 2016 en Karlsruhe

(afp_tickers)

El Tribunal Constitucional alemán ratificó este martes uno de los programas de compra masiva de deuda del Banco Central Europeo (BCE), tras tres años de un juicio entablado por particulares.

El mecanismo, llamado Outright Monetary Transactions (OMT) y que permite al BCE comprar deuda pública en grandes cantidades para evitar que se disparen los tipos de interés, está dentro de las prerrogativas de la institución monetaria, consideró el tribunal, con sede en Karlsruhe.

El programa había sido aprobado en septiembre de 2012, en plena crisis de la deuda. Aunque hasta ahora nunca se ha puesto nunca en marcha, el anuncio de su creación contribuyó a calmar la subida de tipos.

Los jueces pusieron sin embargo algunas condiciones a una futura activación del programa y expresaron sus "reservas" sobre la legitimidad democrática del BCE.

Tras la sentencia, la Comisión Europea indicó en comunicado que "apoya totalmente" la acción de la institución de Fráncfort.

El OMT fue denunciado por un diputado euroescéptico alemán, un grupo de profesores universitarios y varios miles de particulares que consideran que el BCE infringe su mandato que prohíbe específicamente financiar a los Estados.

Los detractores del BCE, entre ellos varios políticos, no quieren que Alemania se vea obligada a financiar a los países de la zona euro con grandes déficits presupuestarios y consideran que su política de tipos bajos supone un "expolio" para los ahorradores.

En un primer momento, el Constitucional pareció dar la razón a los denunciantes, pero tras consultar con el tribunal de justicia de la Unión Europea de Luxemburgo, los jueces decidieron seguir su opinión y validar el mecanismo.

En la práctica, el fallo significa que el Bundesbank, el banco central alemán, podría poner en marcha el programa OMT. Las compras de deuda del BCE se hacen a través de los bancos centrales de los países de la zona euro.

- Semana crucial -

La decisión de este martes es importante porque desde marzo de 2015 el BCE está comprando a través de los bancos centrales 80.000 millones de euros de deuda mensuales, mucho más de lo previsto en el OMT.

"Los jueces alemanes han dado un giro, no se han atrevido" a desafiar a la justicia europea, lamentó el presidente del instituto de previsión económico Ifo, Clemens Fuest, muy crítico con el BCE.

Al contrario, Marcel Fratzscher, presidente del instituto DIW, se felicitó de una decisión "inteligente" y "sabia". "Ya era hora de poner fin a los conflictos de Alemania con el BCE", afirmó.

La decisión del tribunal de Karlsuhe era la primera cita de una semana crucial para el BCE, que el miércoles pondrá en marcha un programa de grandes créditos a los bancos europeos y el jueves seguirá con muchísima atención el resultado del referéndum en Reino Unido sobre su permanencia en la UE.

Los préstamos forman parte de un programa para impulsar los precios en la zona euro, que también incluye el mantenimiento de las tasas de interés en niveles históricamente bajos y la compra masiva de deuda.

Según los analistas de UniCredit, la posibilidad de un 'brexit' llevará a los bancos europeos a pedir créditos "de precaución" al BCE para hacer frente a posibles turbulencias tras el referéndum.

El BCE ya ha anunciado que está "preparado para cualquier eventualidad" en caso de agitación en los mercados o el sector bancario.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP