Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Bus con miembros del grupo Estado Islámico el 28 de agosto de 2017, cuando partía de Qara, en la región siria de Qalamoun

(afp_tickers)

Un convoy de yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) reanudó este jueves su camino hacia el este de Siria, después de haber sido bloqueado mediante bombardeos por parte de la coalición internacional dirigida por Washington para evitar que llegue a la frontera sirio-iraquí.

Este convoy transporta a varios centenares de yihadistas con sus familias, que fueron evacuados el lunes de la frontera líbano-siria, en virtud de un polémico acuerdo entre el EI y el movimiento chiita libanés Hezbolá.

Debería dirigirse hacia Bukamal, en la provincia siria de Deir Ezzor, la única que sigue en manos del EI. Esta ciudad está situada en la frontera de Siria con Irak.

Considerando inaceptable el traslado de "terroristas" de un lado a otro, la coalición internacional bombardeó el miércoles un puente para cortar el camino del convoy en pleno desierto, en la provincia de Homs (centro).

La coalición amenazó con atacar de nuevo si lo juzgaba oportuno.

Pero el jueves, una fuente en el lugar afirmó a la AFP que la caravana, que se encontraba desde hacia 72 horas a las puertas de la provincia de Deir Ezzor, había retomado la ruta, pero cambiando el trayecto.

"El convoy se dirigió más al norte, en dirección a la ciudad de Al Sujna", también en la provincia de Homs -que está bajo control del régimen sirio-, según esta fuente, que sigue la aplicación del acuerdo de evacuación.

Esta misma fuente precisó que el grupo se dirigía "hacia la ciudad de Mayadin, en la provincia de Deir Ezzor, en lugar de Bukamal", es decir un poco más lejos de la frontera iraquí.

El primer ministro iraquí, Haider al Abadi, se dijo "muy preocupado" por la presencia "inaceptable" de yihadistas en la frontera con su país.

Este controvertido acuerdo fue concluido tras una semana de combates a ambos lados de la frontera libanesa contra los yihadistas, con el ejército libanés por un lado y el Hezbolá y el ejército sirio por otro.

El jefe del Hezbolá, Hasan Nasralá, aliado del régimen sirio, justificó este jueves esta evacuación de yihadistas como único medio para conocer el lugar donde se hallan los restos de ocho soldados libaneses secuestrados en 2014 y que supuestamente fueron ejecutados por los yihadistas.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP