Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La torre Mónaco (D) del casino y hotel Riviera se prepara para la demolición, el 13 de junio de 2016 en Las Vegas

(afp_tickers)

La economía estadounidense volvió a mostrar señales de debilidad: tuvo un crecimiento decepcionante en el segundo trimestre, debido al derrumbe de la inversión y a pesar del dinamismo del consumo de los hogares.

En el segundo trimestre (abril a junio), el Producto Interior Bruto (PIB) de Estados Unidos aumentó 1,2% en términos anualizados y corregidos de variaciones estacionales, según cifras difundidas el viernes por el departamento de Comercio.

Esta apática evolución, muy inferior al crecimiento medio registrado entre 2012 y 2015 (2,2%), sorprendió a los analistas, que se mostraban mucho más optimistas y preveían un alza de 2,6%.

La divulgación de los datos tiene lugar en pleno debate sobre el vigor de la economía estadounidense entre el candidato republicano a la elección presidencial de noviembre, Donald Trump, y su adversaria demócrata, Hillary Clinton.

Otro dato inquietante: el departamento también revisó a la baja sus datos del primer trimestre a 0,8%, contra 1,1% anunciado inicialmente, esbozando así un panorama de enlentecimiento de la economía estadounidense.

La primera economía del mundo se sostuvo, sin embargo, en el segundo trimestre gracias a su motor tradicional, el consumo de los hogares, que experimentó un fuerte aumento (+4,2%)y una clara aceleración respecto del primer trimestre (+1,6%).

Los estadounidenses se abalanzaron en particular sobre los bienes de consumo, cuyas ventas se dispararon 6,8%, es decir el crecimiento más fuerte de los últimos seis años. Su apetito por los servicios también se incrementó en relación al trimestre precedente (+3,0%).

Otra buena noticia: el comercio exterior, que los meses anteriores había afectado el crecimiento del país a causa de la valorización del dólar, contribuyó positivamente en el segundo trimestre.

Las exportaciones aumentaron 1,4% (en contraste con una caída de 0,7% en el primer trimestre), mientras que las importaciones continuaron cayendo (-0,4%), indica el departamento de Comercio.

Estos buenos datos en materia de comercio internacional parecen mostrar que la incertidumbre generada por la votación del 23 de junio en favor de la salida del Reino Unido de la Unión Europea aún no ha llegado a las costas estadounidenses.

La Reserva Federal (Fed) ya se había mostrado tranquila el miércoles sobre el impacto del Brexit cuando aseguró que los riesgos económicos a corto plazo para Estados Unidos habían "disminuido".

- Inversiones en picada -

Sin embargo, ese dinamismo fue contrarrestado en parte por el derrumbe de la inversión privada, que experimentó su mayor caída de los últimos siete años (-9,7%).

La inversión de las empresas siguió, en efecto, disminuyendo por tercer trimestre consecutivo (-2,2%), mientras que las de los particulares en el sector inmobiliario se desplomaron 6,1%, tras haber aumentado 7,8% durante los tres primeros meses del año.

El Estado federal y las administraciones públicas estatales y locales también contribuyeron a frenar el crecimiento económico al reducir 0,9% sus gastos respecto al primer trimestre, una reducción sin precedentes en los últimos dos años.

Estas noticias nutren a los expertos más pesimistas, que creen en un escenario de contracción de la actividad económica en Estados Unidos.

"Seguimos pensando que en Estados Unidos se iniciará una recesión a fines de 2016 y que las cifras del PIB de hoy confirman nuestras previsiones", comentó Jason Schenker, de Prestige Economics.

El anémico crecimiento complica en todo caso la ecuación para la Fed. El banco central había esbozado el miércoles un panorama más bien optimista de la economía estadounidense, interpretado como el augurio de un posible aumento de las tasas antes de fin de año, pero ahora deberá rever sus cálculos.

Tras haber aumentado sus tasas en diciembre último por primera vez en casi diez años, la Fed postergó luego la normalización de su política monetaria por falta de certezas suficientes sobre la solidez de la economía estadounidense.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP