Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos hombres trabajan en un edificio de oficinas en Múnich, Alemania, el 14 de junio de 2016

(afp_tickers)

El desempleo en Alemania se mantuvo en diciembre en 6%, un nivel históricamente bajo desde la reunificación del país, y cayó a 6,1% en todo el año 2016, según datos corregidos de efectos estacionales divulgados este martes.

En el último mes del año, el número de desempleados en la primera economía europea se redujo en 17.000 personas, también en datos desestacionalizados, indicó la Agencia por el empleo en un comunicado.

Desde hace varios años, el desempleo anual en Alemania disminuye: fue del 6,1% en 2016, tras 6,4% en 2015, 6,7% en 2014 y 6,9% en 2013.

"La evolución positiva del desempleo se ha mantenido hasta fin de año (...) la demanda de nuevos trabajadores sigue manteniéndose en nivel muy alto", tras un pequeño freno en el verano boreal, comentó el presidente de la Agencia alemana por el empleo, Frank Weise.

"El mercado de trabajo alemán entra en el nuevo año con una situación sólida" se congratuló asimismo la ministra alemana de Trabajo, Andrea Nahles.

Sin embargo en cifras brutas --más utilizadas en el debate público pero menos representativas de una verdadera tendencia-- el resultado de diciembre es algo más contrastado pues, inversamente, el número de desempleados aumentó en 36.000 a 2,57 millones de personas, y el índice de desempleo llegó a 5,8%, contra 5,7% en noviembre.

- Una progresión desde 2010 -

Pero el economista de IHS, Timo Klein, considera que el desempleo en Alemania "se beneficia de una tendencia a la baja desde mediados de 2009" de forma casi ininterrumpida, y que inversamente el empleo aumenta también de forma casi incesante desde marzo de 2010. Por ello "las condiciones del mercado de trabajo se mantienen notablemente saludables en Alemania", asegura.

En efecto, el mercado de trabajo alemán muestra una notable solidez si se lo compara con el de sus vecinos europeos. La llegada masiva en 2015 de centenares de millares de refugiados no ha tenido de momento efectos notables en el nivel de desempleo de la primera economía de la zona euro.

Cada vez serán más numerosos los refugiados que obtendrán un permiso de residencia en 2017, por lo que tendrán la posibilidad de ingresar en el mercado de trabajo.

Con ello, el desempleo "aumentará modestamente en cierto momento del año" anticipa Timo Klein, pero paralelamente este incremento de la inmigración le permitirá a Alemania --que sufre un envejecimiento de su población-- ampliar "al menos durante algunos años" el porcentaje de su población en edad de trabajar.

"Proseguir y ampliar los esfuerzos (para integrar profesionalmente a los refugiados) sigue siendo una misión central para este año" aseguró en un comunicado la ministra Nahles.

AFP