AFP internacional

Unas personas hacen cola en una oficina pública de empleo en Madrid, el 2 de diciembre de 2014

(afp_tickers)

La tasa de desempleo en España subió ligeramente en el primer trimestre del año al 18,75%, lastrada por la temporada baja en las zonas turísticas, vivero de numerosos empleos, muchos de ellos temporales, de los que depende en parte el mercado laboral.

"El mercado laboral de España está muy afectado por la estacionalidad", reconoció ante la prensa el ministro de Economía, Luis de Guindos, tras conocerse este jueves las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE).

El Gobierno espera crear medio millón de empleos este año para intentar limar la tasa de paro hasta el 16,6%.

En diciembre, la tasa de desempleo se situaba en el 18,6%, su nivel más bajo en siete años, tras haber ido descendiendo paulatinamente desde principios de 2013, cuando llegó a rozar el 27% de la población activa.

Una de las razones de este frenazo es la tardía llegada de la Semana Santa, en abril, que dejó fuera de las cuentas del primer trimestre la gran cantidad de contratos creados en esas fechas por la actividad turística.

La tasa actual se mantiene dos veces por encima de la media de la zona euro (9,5% en febrero, según Eurostat) y, después de Grecia, es el peor país de la Unión Europea (UE) en este aspecto.

Sin tener en cuenta los factores estacionales, el empleo habría crecido en un 0,70%, señala el INE, destacando también que en un año la tasa de desempleo retrocedió un 2,27%.

- Temporalidad -

El número total de desempleados a finales de marzo era de 4,25 millones de personas, según el INE.

Sus cifras también muestran un ligero descenso del porcentaje de contratos temporales en este trimestre, del 26,5 al 25,7%, lo que no evita que España siga siendo el país de Europa con más contratos de este tipo, según Eurostat.

Además, en estos primeros meses de 2017 aumentaron los contratos a tiempo parcial hasta el 15,6%.

En 2017, "la utilización de contratos temporales podría ampliarse, pues las empresas quieren mano de obra más flexible a causa del crecimiento menos robusto (2,7% previsto), un paisaje político incierto y la poca claridad del proceso del" Brexit, advierte Raj Badiani, economista en IHS Markit.

"Demasiados contratos temporales implican que una nueva caída del nivel de empleo no se puede descartar" en caso de ralentización económica, añade.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) se preocupó de este problema en los últimos meses, pidiendo al Gobierno una nueva reforma del mercado laboral.

"Creemos que la dualidad del mercado de trabajo, con trabajadores temporales muy expuestos y contratos fijos muy protegidos, no ayuda a resolver el problema del empleo en España", opinó recientemente su directora, Christine Lagarde.

- Dependencia del turismo -

Este freno no se explica sin la fuerte dependencia de la economía española del turismo, que según el INE generaba casi el 13% de los empleos y representaba un 11% del PIB a finales de 2015, según los últimos datos disponibles.

El crecimiento del paro en el primer trimestre se da "principalmente en (el sector de) los servicios", y en menor medida en la industria, explica el instituto.

Los servicios, que incluyen, entre otros, la hotelería y la restauración, registraron 104.800 parados más, y las regiones turísticas como Cataluña o los archipiélagos de Baleares y Canarias son las más impactadas.

El turismo vivió en 2016 un año excepcional, gracias a un crecimiento del 10% del número de visitantes tras los atentados acontecidos en otros destinos en el mar Mediterráneo.

El sector contribuyó en gran medida al fuerte crecimiento del país (+3,2% en 2016).

Además de esta dependencia, otro problema añadido es el alto nivel de desempleo entre los jóvenes de 19 a 25 años. En esta franja de edad, la tasa de paro es del 38,3%, aunque disminuyó ligeramente en el último trimestre.

Además, también aumentaron en un 7% el número de hogares en los que todos sus miembros están en paro y ya alcanzan a 1,4 millones en todo el país.

Según los últimos datos del INE, un 22% de la población española se encuentra en "riesgo de pobreza". El salario medio por hora del trabajador español es de 9,8 euros, lo que lo sitúa como el 16º país en Europa, señala Eurostat.

AFP

 AFP internacional