Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro de Irak, Haider Al Abadi, pronuncia un discurso en la Asamblea General de Naciones Unidas, en Nueva York, el 30 de septiembre de 2015

(afp_tickers)

El despliegue terrestre de tropas extranjeras sería considerado por Irak un "acto hostil", aseguró el jueves el primer ministro iraquí, Haider Al Abadi, quien agregó que este tipo de intervención militar no ha sido solicitada por Bagdad.

Estados Unidos anunció a inicios de semana el envío de una unidad de fuerzas especiales -un centenar de hombres- para combatir a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) en Irak y Siria.

Irak "considerará el envío de fuerzas de combate terrestres de cualquier país como un acto hostil y lo resolverá con esas bases", afirmó Abadi en un comunicado. Bagdad "no ha pedido a ninguna parte (...) enviar fuerzas terrestres a Irak", añadió.

La presencia de tropas terrestres estadounidenses es un tema espinoso en Irak, donde Estados Unidos llevó a cabo una muy criticada guerra de nueve años.

El secretario de Defensa estadounidense, Ashton Carter, indicó el martes que Estados Unidos "está desplegando" una "unidad especializada" para "ayudar a las fuerzas iraquíes y kurdas peshmergas" a combatir a los yihadistas del EI. Esta nueva unidad contará "probablemente con un centenar" de hombres, agregó el miércoles un portavoz militar estadounidense.

En Bruselas, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, aseguró que el "Gobierno iraquí había sido informado previamente" del anuncio de Carter.

El fortalecimiento de la intervención de las fuerzas especiales marca la voluntad de Washington de intensificar su esfuerzo contra el grupo EI, después de más de 15 meses de campaña, limitando un poco más el principio de "no soldados en el terreno" ("no boots on the ground") expresado por el presidente Barack Obama.

Estados Unidos había anunciado el 30 de octubre el envío de unos 50 miembros de las fuerzas especiales a Siria. Hasta la fecha, Estados Unidos había privilegiado los ataques aéreos contra el EI, además de enviar a unos 3.500 consejeros militares y asesores a Irak, que no participan en los combates.

Paralelamente, Kerry, abogó el jueves por la presencia de tropas terrestres árabes y sirias para combatir al EI, durante una reunión ministerial de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) en Belgrado. "Todo el mundo sabe que sin la capacidad de encontrar tropas terrestres dispuestas a oponerse a Dáesh (acrónimo árabe del EI), el conflicto no podrá ganarse completamente sólo con los bombardeos", declaró Kerry.

El responsable de la diplomacia estadounidense precisó luego que pensaba en tropas "sirias y árabes" y no occidentales.

"Si logramos poner en marcha una transición política, permitiremos que todas las naciones y entidades se unan, el ejército sirio junto a la oposición... junto a Rusia, Estados Unidos y otros para ir a luchar contra Dáesh", dijo Kerry. "Imaginen con qué velocidad se eliminaría esa plaga (el EI), en espacio de unos meses, si fuéramos capaces de lograr esa resolución política", añadió el secretario de Estado.

En el avión en el que viajaba el jueves por la noche el secretario de Estado de Belgrado a Nicosia, uno de sus diplomáticos moderó las declaraciones de Kerry. "Es bastante hipotético y con muchos 'si'", advirtió. "Si logramos una transición política, que cuente con el apoyo del pueblo sirio y los grupos de oposición, entonces sí, el combate contra el EI podrá ser más eficaz", explicó el diplomático estadounidense.

Pero, añadió, "seguimos pensando, y esto se aplica también a Irak, que estas tropas terrestres deben ser locales (...) originarias del país, que conozcan la cultura, los grupos, el terreno, y que contarían con el apoyo de bombarderos de la coalición".

Las grandes potencias acordaron en noviembre una hoja de ruta para celebrar elecciones sirias en los próximos 18 meses.

AFP