AFP internacional

Unos periodistas trabajan junto al cordón policial establecido alrededor del Manchester Arena de la ciudad inglesa el 24 de mayo de 2017

(afp_tickers)

En unos pocos minutos, los llantos sustituyeron a los aplausos, cuando un atentado reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico golpeó una sala de conciertos de Mánchester el lunes por la noche, dejando 22 muertos y 59 heridos, incluidos varios niños y adolescentes.

Este es el minuto a minuto de los acontecimientos:

- El lunes por la noche, al término del concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande en el Manchester Arena, decenas de padres que venían a recoger a sus hijos se aglomeraban delante de la sala, situada justo al lado de la estación Victoria.

- Sobre las 22H30 (21H30 GMT), Salman Abedi, un británico de origen libio de 22 años, se encuentra en una de las salidas del recinto de 21.000 plazas cuando acciona "un artefacto artesanal", según Ian Hopkins, comisario de policía de Mánchester.

"Escuchamos la última canción y de repente, hubo como un 'flash' con un 'bang' y después humo", cuenta a la BBC Gary Walker, que vino con su mujer para esperar a su hija a la salida del concierto.

- 22h33: La policía es alertada en una primera llamada que informa de una "explosión" y de "varios heridos".

En la sala, que comenzaba a vaciarse, el joven público oye el ruido de la explosión, que provoca un movimiento de pánico. Los espectadores huyen hacia las salidas de emergencia mientras que algunos padres hacen el camino contrario para intentar recuperar a sus hijos en medio de la multitud.

"La gente se caía unos encima de los otros en las escaleras. Era el caos absoluto. Queríamos salir de ahí lo antes posible porque pensábamos que quizás habría alguien disparando contra la multitud", contó a la AFP Kennedy, una joven que fue al concierto acompañada de su madre.

- 22h39: un primer policía llega al lugar. Mientras que se multiplican las llamadas de emergencia, otros agentes van llegando al recinto.

Dada la urgencia, algunos ofrecen los primeros auxilios. "Había niños, muchos niños con sangre por todas partes y que gritaban y lloraban", explicó Stephen Jones, un sin techo de 35 años, a la cadena de televisión ITV.

"Tuvimos que extraer clavos de sus brazos e incluso de la cara de una niña pequeña", precisó.

- 22h46: dando constancia de un gran número de víctimas, la policía de transportes interrumpe la circulación en las calles alrededor del Manchester Arena. Los hospitales de la ciudad son alertados de que un "acontecimiento de gravedad" acaba de producirse.

- 22h47: unos instantes más tarde, confirmando la explosión, los oficiales deciden tratar la situación como un posible atentado terrorista. Los alrededores de la sala de conciertos están bloqueados y las carreteras y las redes de transportes cerrados.

- 01h10: La policía anuncia 19 muertos y al menos 50 heridos en un primer balance. En el lugar, se activan los servicios de emergencia y se movilizan 60 ambulancias, que transportan a las víctimas a ocho hospitales de toda la ciudad.

La población local se moviliza para ayudar a los servicios de emergencia. Los ciudadanos abren las puertas de sus casas, los hoteles albergan a las personas afectadas por el ataque, mientras que los taxis proponen carreras gratuitas para conducir a los habitantes a sus casas, porque los transportes están interrumpidos.

- 01h35: A un centenar de metros de la sala, la policía procede a una "explosión controlada" de un paquete sospechoso. Después precisa que solo se trata de "ropa abandonada".

- 02h15: La primera ministra, Theresa May, habla de "un ataque terrorista innoble" y le informa al jefe de la oposición, Jeremy Corbyn.

- 07h00: los servicios hospitalarios han trabajado durante toda la noche y la policía actualiza su balance e informa de 22 muertos, además del autor del ataque. En ese momento, más de 400 agentes están desplegados en la zona del atentado.

AFP

 AFP internacional