Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un avión de combate francés, preparado para despegar de su base en el Golfo hacia Siria en apoyo de la coalición contra el grupo yihadista Estado Islámico, en una imagen distribuida el 9 de octubre de 2015

(afp_tickers)

El grupo Estado Islámico (EI) realizó este viernes un avance relámpago cerca de la ciudad siria de Alepo, pese a los bombardeos rusos que procuran, según Moscú, derrotar a los yihadistas.

Rusia anunció el viernes que en las últimas 24 horas bombardeó 60 "blancos terroristas" en Siria, lo que representa un gran aumento de sus ataques desde el inicio de su intervención el 30 de septiembre.

En base a interceptaciones de comunicaciones de radio, el subjefe del estado mayor ruso, general Igor Makuchev, afirmó que estos ataques causaron la muerte de dos altos comandantes del grupo yihadista Estado Islámico y de 200 combatientes.

Las potencias occidentales critican la intervención en el conflicto de Rusia, a la que acusan de socorrer a su aliado Bashar el Asad cuando se encontraba debilitado en lugar de combatir a los yihadistas.

En este contexto, Estados Unidos anunció que va a dejar de reclutar y entrenar a futuros combatientes rebeldes opuestos al presidente sirio y se concentrará en la entrega de "armas a un selecto grupo de líderes fiables y a sus unidades" ya desplegadas.

Pese a los bombardeos rusos, el EI avanzó rápidamente al norte de Alepo, tras haber expulsado a grupos rebeldes rivales de varias localidades al norte de la ciudad, informó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), que dio cuenta de decenas de muertos.

- El EI 'a las puertas de Alepo'-

El EI "tomó el control de regiones extensas al norte de Alepo (...) y está a las puertas de Alepo", se lee en un comunicado del grupo yihadista que controla la mitad del territorio sirio y parte de Irak.

Este grupo extremista sunita se encuentra a unos 10 kilómetros de la periferia norte de la ciudad y a 3 kilómetros de la zona industrial de Sheij Najar, en manos del régimen, según el OSDH.

La otrora capital económica de Siria se encuentra dividida desde julio de 2012 entre los sectores controlados por el régimen al oeste y con el sector este en manos de varios grupos insurgentes, entre ellos el Frente al Nosra, sus aliados islamistas y rebeldes locales.

Estos últimos controlan la mayor parte de la provincia de Alepo. El EI se encuentra únicamente en el norte y el régimen controla en el este una carretera estratégica entre Alepo y Homs.

Para Thomas Pierret, especialista de Siria en la universidad de Edimburgo, "los rusos concentran sus ataques en los rebeldes y muy poco en el EI".

En el lanzamiento de su campaña aérea, el Kremlin anunció que se centraría en la lucha contra el EI y "los otros grupos terroristas", término con el que designa a todos los oponentes a Asad.

La coalición dirigida por Washington desde hace un año contra los yihadistas "tampoco está muy activa en esta región" de Alepo, agregó. Esta coalición anunció el viernes haber llevado a cabo un ataque aéreo en Alepo y otro en Raqa la víspera.

El portavoz del Pentágono, Peter Cook, indicó que reanudarán las conversaciones con Rusia para evitar contratiempos y "garantizar las operaciones" en el espacio aéreo de Siria de ambos países. "Las conversaciones podrían tener lugar ya este fin de semana", añadió.

- Un general iraní muerto -

En la región de Alepo, un comandante de los guardianes de la revolución iraní, el general Hosein Hamedani, murió el jueves en los choques contra el EI, según Teherán. Este ejército de élite de Irán, principal aliado regional de Damasco, cuenta con 7.000 miembros en Siria.

Los bombardeos rusos y el apoyo terrestre del Hezbolá libanés han revitalizado a las fuerzas armadas sirias, que acumulaban reveses desde el comienzo del año, sobre todo en la provincia de Idleb (noroeste), actualmente bajo control de la insurgencia.

Las tropas de Asad lanzaron el miércoles una ofensiva para recuperar el terreno perdido. Lograron avanzar en las provincias de Hama (centro) y de Latakia (oeste), uno de los principales bastiones del régimen.

El Kremlin aseguró que la operación aérea rusa acompañará la ofensiva de las fuerzas sirias.

"La campaña va dirigida primero a proteger el territorio del régimen en estas dos provincias y luego a contraatacar para retomar Idleb, subiendo hacia el norte", según el OSDH.

La organización de defensa de derechos humanos Human Rights Watch reclamó el viernes una investigación sobre "los bombardeos aparentemente rusos", que mataron 17 civiles cerca de Homs el 30 de septiembre en una zona sin objetivos militares.

En marzo de 2011, una revuelta popular reprimida brutalmente por el régimen se transformó en guerra abierta que ha causado más de 240.000 muertos y obligado a millones de personas a huir del país.

AFP