Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El escenario del atentado perpetrado el 5 de septiembre de 2016 contra el puente Arzuna en la zona controlada por el Gobierno sirio a las afueras de la ciudad de Tartús

(afp_tickers)

Varios atentados reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) ensangrentaron este lunes varias ciudades de Siria, en tanto Estados Unidos y Rusia se muestran incapaces de ponerse de acuerdo sobre los medios para reducir la violencia en ese país.

En la jornada, el menos 48 personas murieron en una serie de atentados en varias ciudades sirias, esencialmente controladas por el Gobierno, como la provincia costera de Tartús, según los medios estatales.

El ataque más sangriento se cometió en un puente de los alrededores de Tartús y causó 35 muertos y varias decenas de heridos.

Primero estalló un coche bomba y luego un kamikaze se hizo saltar por los aires en medio de la gente que había acudido para socorrer a los heridos de la primera explosión.

La agencia de noticias Amaq, órgano de publicidad del EI, reivindicó más tarde que el grupo yihadista había realizado una "serie de ataques suicidas simultáneos" en la capital, Damasco, así como en Tartús, Homs y Hasakeh (noreste).

"Estos ataques han sido claramente llevados a cabo teniendo como blanco posiciones de las fuerzas de seguridad", había subrayado Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Los atentados se producen poco después de que el EI perdiera sus últimas posiciones a lo largo de la frontera con Turquía y del éxito del ejército sirio y sus aliados que lograron asediar los barrios rebeldes de Alepo.

Hasta hace poco tiempo, Tartús no había padecido la violencia de la guerra. Sin embargo, el 23 de mayo, una serie de atentados, entre ellos ataques suicida reivindicados por el EI, dejaron más de 170 muertos en Tartús y otro bastión del régimen, Jablé.

En otros ataques, en el noreste del país, al menos ocho personas murieron este lunes en Hasaké, una localidad controlada casi íntegramente por las milicias kurdas, aunque el régimen esté presente en algunas zonas.

Por otra parte, la explosión de un coche bomba provocó la muerte de cuatro personas y siete heridos en Homs (centro), según la agencia oficial Sana.

Finalmente, otra explosión se produjo en una carretera al oeste de Damasco, dejando un muerto y tres heridos.

- ¿Fracaso diplomático en el G20? -

Siria también centra la cumbre del G20 en China, donde Estados Unidos y Rusia fracasaron este lunes en alcanzar un acuerdo sobre la guerra en ese país a causa de las divergencias persistentes, indicó un diplomático estadounidense.

Las negociaciones entre el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, terminaron sin acuerdo, indicó el diplomático.

El domingo, Washington había acusado a Moscú de haber dado "marcha atrás" en algunos puntos de las negociaciones, haciendo imposible un acuerdo de cooperación entre las dos potencias.

Estados Unidos y Rusia, que llevan a cabo ataques aéreos en Siria contra los yihadistas pero cada uno por separado, están en desacuerdo sobre el futuro del presidente Bashar Al Asad, que continúa atacando a la oposición siria con el apoyo de Rusia.

Sin embargo, ambos presidentes, Barack Obama y Vladimir Putin, mencionaron un encuentro "productivo" y "cierto acercamiento".

"Hemos tenido conversaciones productivas sobre lo que sería un verdadero cese de las hostilidades", dijo Obama tras entrevistarse con Putin al margen del G20 en China.

"A pesar de todo, hay un cierto acercamiento de posiciones (con Estados Unidos) y una comprensión de lo que podríamos hacer para bajar la intensidad de la situación en Siria", declaró Putin en una rueda de prensa en Hangzhou.

Por su parte, otro actor importante en este conflicto, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, quien también se encuentra en China, propuso a sus homólogos estadounidense y ruso establecer "una zona de aérea" en el norte de Siria, algo que ya había mencionado en varias ocasiones.

Desde el comienzo del conflicto, en marzo de 2011, la guerra ha provocado más de 290.000 muertos y desplazado a millones de personas obligadas a abandonar sus hogares.

La tregua es violada frecuentemente desde abril y las conversaciones de paz se encuentran por ahora casi en punto muerto.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP