Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un combatiente kurdo camina frente a un muro pintado con una bandera del grupo Estado Islámico cerca a Sanjar en Irak, el 13 de noviembre de 2015.

(afp_tickers)

La coalición internacional dirigida por Estados Unidos golpeó el núcleo duro del grupo Estado Islámico (EI) con la eliminación de diez de sus dirigentes en ataques en Siria e Irak, estiman varios expertos.

Entre esos diez responsable del EI, eliminados en diciembre, algunos estarían vinculados a los ataques del 13 de noviembre en París, que dejaron 130 muertos.

En particular Charaffe el Muadan y Abdel Kader Hakim, que disponía de "muchos contactos en Europa", anunció el ejército estadounidense.

"Debido a su papel operacional y a su experiencia, esas figuras son un recurso humano inestimable y una gran pérdida para el EI", dijo a la AFP Mathieu Guidère, profesor de la Universidad Jean Jaures de Toulouse, en el oeste de Francia.

Estados Unidos cree que se trata de "responsables técnicos y mandos intermedios que, si bien no son los que toman las decisiones, las ejecutan", según el experto.

El Pentágono anunció también la eliminación en Irak de Jalil Ahmad Ali al Wais —emir de la provincia de Kirkuk (noreste)— y de Yunes Jallach, "emir financiero adjunto" del EI, asesinado en Mosul (norte).

"La muerte va a pesar en la dirección del EI, que debe encontrar un sustituto de confianza", dijo el martes el coronel Steve Warren, portavoz de la coalición anti-EI con sede en Bagdad.

Según Hicham al Hachimi, un experto iraquí, Al Wais, más conocido por su seudónimo Abu Waddah, dirigía también los servicios de comunicación interna del EI.

"Por un lado, el Estado Islámico perdió su capacidad operacional y su capacidad de ejecución y por el otro su capacidad a trabajar en equipo, bajo una estructura jerarquizada", resumió el experto, al comentar la muerte de esos dirigentes.

Según Guidère, se trata de pérdidas cualitativas difíciles de compensar. "Abundan candidatos, pero lo que puede escasear no es la cantidad sino la calidad", afirmó.

Estas eliminaciones "podrían indicar que Estados Unidos dispone de mejores informaciones" o que "las prácticas de seguridad de los responsables de EI se han debilitado", opinó por su parte Yezid Sayigh, analista del Centro Carnegie de Beirut.

"Los dirigentes de mayor experiencia ha sido neutralizados (están muertos o heridos) y remplazados por otros de menor experiencia", según Sayigh.

La desaparición de los dirigentes puede alimentar las divisiones internas, consideró Mia Bloom, profesora en la Georgia State University.

En los últimos meses, el grupo Estado Islámico sufrió varios reveses, tanto en Irak como en Siria, que frenaron el espectacular avance logrado en 2014.

Esta semana, en Irak, el ejército iraquí retomó la ciudad de Ramadi y en Siria una coalición de rebeldes árabes y kurdos conquistó una importante presa estratégica en el norte del país.

"A partir de ahora, el grupo va a concentrase en conservar lo conquistado, lo que lo pone en una situación defensiva", consideró Sayigh.

"Es algo arriesgado para la organización, pero eso le permitirá entablar una lucha encarnizada", advirtió el analista.

La coalición internacional dirigida por Estados Unidos y la aviación rusa intensificaron los ataques aéreos contra Raqa, la "capital" del Estado Islámico en Siria.

AFP