Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos yemeníes transportan a un hospital de Saná a heridos en un ataque suicida en una mezquita el 2 de septiembre de 2015

(afp_tickers)

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó este viernes dos ataques contra el ejército yemení, inicialmente atribuidos por las autoridades a la red Al Qaida, que pueden haber causado como mínimo 12 muertes entre los soldados.

Los ataques se produjeron en la provincia de Hadramut, en el sureste de Yemen, anunció un responsable militar y una fuente médica.

El EI aseguró en un comunicado, registrado por el grupo de rastreo de portales de internet yihadistas SITE, que se trataba de un ataque suicida seguido de choques armados que causaron la muerte de al menos 50 soldados.

Los yihadistas atacaron dos puestos de control del ejército cerca de la ciudad de Chibam, informó el responsable militar basado en esta vasta provincia desértica. Mukala, la capital de esa región, está en manos de Al Qaida, según el ejército.

También el ejército explicó que hay 12 soldados y 19 yihadistas muertos, pero una fuente médica señaló que 15 militares habían fallecido y que varios civiles resultaron heridos.

Los ataques tuvieron lugar en la entrada oeste de Chibam, una ciudad conocida por sus torres de arcilla y llamada por eso la "Manhattan del desierto". Las autoridades militares habían explicado que unos combatientes de Al Qaida habían hecho estallar una bomba al paso de una patrulla de militares, que respondieron, dando lugar a un enfrentamiento. Después, un kamikaze supuestamente hizo estallar un coche bomba contra un puesto de control del ejército cerca de una zona de viviendas.

Las unidades del ejército basadas en Hadramut son leales al Gobierno del presidente Abd Rabbo Mansur Hadi. Al Qaida en la Península Arábica (AQPA) aprovechó los avances de los chiitas hutíes en el norte y sur de Yemen en 2014 y la guerra en el país iniciada en marzo de 2015 para apoderarse en abril de Mukala.

Estados Unidos considera ese grupo como la rama más peligrosa de la nebulosa de Al Qaida y en los últimos meses lanzó varios ataques con drones contra sus miembros en Hadramut. AQPA reconoció que su jefe, Naser Al Wahishi, que también era el número 2 de Al Qaida a nivel mundial, murió en junio en un ataque de dron estadounidense.

AFP